La antigüedad de las fachadas y el levante retrasan la vuelta de los toldos

  • El Ayuntamiento busca otras alternativas que sean más seguras para la población

La propuesta municipal de poner toldos en la calle De la Plaza durante los meses de julio, agosto y septiembre y que fue aprobada en pleno el pasado año, va a verse retrasada por motivos de seguridad. Así se desprende del informe emitido por la Gerencia de Urbanismo solicitado por la Alcaldía de manera simultánea al inicio de las gestiones tanto con los vecinos como con las empresas que trabajan este tipo de instalaciones. De hecho, y en previsión de colocar estos toldos para este verano de 2008, el Ayuntamiento ya se dirigió personalmente a cada uno de los propietarios en cuyas fachadas debían anclarse los toldos, con el fin de que dieran el permiso correspondiente, a la espera del informe técnico.

La emisión de éste por parte de la Gerencia de Urbanismo desaconseja la instalación tal y como en un principio estaba planteada.

El principal causante es el viento de levante que cobra más fuerza en la calle De la Plaza por su orientación este-oeste, que lo potencia en ésta y en las calle Nueva que estaba previsto que fuera también entoldada.

Según reza el informe, "al entrar los toldos en fuerte carga de viento, no se garantiza la seguridad en los anclajes de las fachadas, máxime teniendo en cuenta la antigüedad de muchas de ellas, existiendo peligro de desprendimiento tanto del elemento en sí como del arrastre de trozos de los pretiles".

Igualmente, el informe hace referencia a las posibles molestias acústicas que podría causar a los vecinos el cimbreo de los toldos al entrar en fuerte carga de viento, así como también las diferentes alturas de las fachadas opuestas de la calle De la Plaza, que produciría "saltos y discontinuidades en la instalación del entoldado, provocando un efecto estético no unitario y poco apropiado".

No obstante, el Gobierno municipal mantiene el objetivo de hacer más agradable el paseo por el centro histórico de la ciudad, a la vez de delimitar la zona comercial como medio de apoyarla y revitalizarla, como ya se ha hecho con mucho éxito en otras poblaciones, y actualmente está buscando alternativas que superen los inconvenientes de la propuesta inicial. De hecho, técnicos municipales se encuentran en contacto con empresas del sector para encontrar la forma de cumplir este objetivo sin que ello suponga riesgo alguno ni para los propiedades ni por supuesto la seguridad de los ciudadanos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios