Una antesala de lujo para un fin de semana intenso

  • Ayer tuvo lugar el tradicional almuerzo que el Ayuntamiento ofrece a la asociación Asprodeme y al que asistió la Reina junto a su corte

El Real ya tiene la inercia festiva y avanza hacia los días grandes con la llegada del fin de semana. El engranaje se encuentra en marcha, y aunque en esta edición no hay noria según me apuntó una dama, gira con gran esplendor en torno a la diversión y al buen ambiente. Así, el viernes respondió con creces a las expectativas, mucha gente, muchas ganas de pasárselo bien, mucho calor pero menos si hay intención de disfrutar.

Como es habitual, el viernes colgó el cartel de no hay entradas en el ferial de Las Canteras, prácticamente todas las casetas registraron gran actividad con las típicas comidas de empresa. Tras haber dado cuenta de la variopinta gastronomía festiva, donde los pimientos fritos y la tortilla siguen siendo los grandes clásicos, con el aporte de algún pescaito frito, se dio rienda suelta a la sobre mesa. Baile para quemar alguna que otra caloría, con el conveniente refrigerio a mano, porque ante todo hay que hidratarse, aunque precisamente agua es lo que se bebe. De modo que con el rebujito, o con los mojitos que poco a poco sigue captando a adeptos por la presencia de varias casetas latinas, como bebida isotónica, los presentes se emergieron en el combate de decibelios que supone el deambular por las calles del Real.

Todos los ritmos y sones confluyen y pelean por hacerse con un hueco, donde cómo no, las sevillanas tienen derecho de pernada. Por si alguno pudiera permanecer inalterable ante todo ello, también hizo acto de presencia un grupo de batucada, que alegró aún más el caldeado ambiente ferial.

Por otro lado, también hay que destacar como hecho significativo de la jornada de ayer, el tradicional almuerzo que el Ayuntamiento ofrece a la asociación Asprodeme. Una cita que contó con la presencia de la Reina de la Feria, Susana Ruiz y su corte de damas que compartieron una jornada de convivencia feriante con las personas del colectivo de discapacitados puertorrealeños.

Otro acto significativo que se desarrolló fue el protagonizado por la tertulia taurina Cambio de Tercio que cada Feria rinde un homenaje a la figura del torero de la localidad, Bernardo Gaviño. Los integrantes de la misma se reunieron en la calle de Ferial que lleva el nombre del ilustre matador de toros de Puerto Real donde realizaron un brindis en su memoria. Sin lugar a dudas, el viernes constituyó un aperitivo de lujo para lo que acontecerá hoy y mañana, donde la afluencia a la Feria se ve incrementada con la llegada de personas procedentes de localidades vecinas, que se contagia de la alegría que se respira en estos días en la Villa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios