Un análisis detecta comida contaminada en el asilo de la Cruz Roja de La Isla

Un análisis microbiológico realizado en el pasado mes de septiembre detectó la presencia del microorganismo E.Coli (Escherichia coli) en alimentos procedentes de la cocina de la residencia de ancianos de la Cruz Roja de San Fernando. El estudio, encargado por el propio centro a los laboratorios Biocentrol de Chiclana dentro de sus controles rutinarios, encontró la bacteria en una muestra de un plato de ropa vieja procedente del menú diario.

El informe sostiene que el producto contaminado "ha entrado en contacto con alguna superficie en mal estado higiénico tras su tratamiento térmico, como materia prima sin transformar, cuchillos o recipientes sucios, manos sucias, etc."

La presencia del E.Coli en una de las muestras de la cocina de la residencia supone además "contaminación fecal reciente", como el propio laboratorio concluye al advertir que "deben extremarse en cualquier caso las prácticas correctas de higiene y manipulación".

La documentación ha sido presentada esta semana en el Juzgado de Instrucción número 1 de San Fernando como prueba para argumentar la denuncia contra la residencia de ancianos que una familia de La Isla presentó en el pasado mes de febrero, en la que se acusaba al centro de "insalubridad" y "deficiente cuidado de los residentes".

Los denunciantes, cuyos tíos -una pareja de 87 años- habían permanecido ingresados en el centro durante varios meses, hablan de irregularidades, dejadez y presuntas negligencias (Diario de Cádiz, 6 de febrero de 2007).

El abogado de la familia asegura que el informe microbiológico en el que se detecta la presencia del E.Coli en platos de la cocina del centro "no hace sino probar lo ya denunciado en relación con la falta de higiene, limpieza, alimentos de calidad y prestación adecuada del servicio que se abona". Además, en el escrito presentado en el Juzgado, se solicita que se ponga en conocimiento de la Inspección de Sanidad de Cádiz la situación para que actúe en consecuencia".

La dirección del centro, por su parte, ha declinado hacer cualquier comentario sobre la denuncia y las últimas pruebas presentadas en el Juzgado, si bien ha reconocido a este periódico la existencia del análisis microbiológico realizado en el mes de septiembre en el que se detectó la presencia de este microorganismo en un plato de ropa vieja.

El informe, según las explicaciones ofrecidas por la residencia, corresponde a un control rutinario que se realiza con periodicidad mensual con el objeto de garantizar la correcta prestación del servicio. Por ello, a la luz de estos resultados, la reacción de la dirección fue la de actuar con rapidez, abrir una investigación interna y poner los medios para subsanar posibles irregularidades y falta de higiene en la manipulación de alimentos.

Así, en una circular interna remitida al jefe de cocina de la residencia -que precisamente también argumenta como prueba la familia en su denuncia contra la residencia- se exponen los resultados del análisis microbiológico y se ruega que "se tomen las medidas oportunas para corregir tales deficiencias y se extremen la limpieza de los alimentos y utensilios, tanto en la limpieza del servicio como en la elaboración, para que en los próximos informes no se vuelvan a detectar tales incidencias". "El caso omiso de tal indicación -continúa- podrá llevar a cabo el requerimiento disciplinario correspondiente".

Por otro lado, el centro subraya que en otras muestras recogidas para el mismo análisis -un recipiente de la cocina y otro plato del menú, berenjenas rellenas- el laboratorio no detectó ninguna anomalía. Igualmente, en un informe de contraste solicitado por la dirección tras hallar la presencia de este microorganismo, se especifica que "la dosis detectada no se considera suficiente para que haya tenido efecto sobre el consumidor", ya que los parámetros se encuentran por debajo de la dosis mínima de riesgo, aunque insiste en la "incorrecta práctica de manipulación e higiene".

Según el centro, en análisis realizados con posterioridad no se ha detectado ninguna anomalía. Además, recuerda la dirección, las inspecciones realizadas por las delegaciones provinciales de Salud y Bienestar Social tras la denuncia presentada en febrero no hallaron ningún tipo de irregularidad en la residencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios