El club de alterne del disparo fue objeto de legalización irregular

  • El ex alcalde de El Puerto Hernán Díaz legalizó no sólo las obras de ampliación ilegales hechas sino que dio licencia para rematarlas aunque vulneran el PGOU

El club de alterne Oh Puerto, que en estos días ha sido noticia por ser escenario de una reyerta entre dos sujetos que uno remató pegándole un tiro al otro, también fue objeto de legalización irregular por parte de los anteriores mandatarios municipales de El Puerto, cuya gestión ya investiga la Fiscalía de Cádiz, que ha abierto diligencias por denuncia del nuevo equipo de gobierno del Partido Popular.

La historia de la construcción de este hotel, edificado sobre la mítica discoteca del mismo nombre, en la carretera de Sanlúcar, no tiene desperdicio. En sólo once meses motivó tres decretos, dos primeros autorizando unas obras ilegales y un último paralizando unos trabajos que ellos habían autorizado que vulneraban y vulneran el Plan General vigente. Y que nunca llegaron a detenerse, como prueba el hecho de que hoy en día las instalaciones, completamente rematadas, están abiertas al público, y con un volumen edificado muy superior al que había inicialmente.

Fue el 4 de enero de 2006 cuando el todavía por aquellas fechas alcalde de El Puerto, Hernán Díaz (Independientes Portuenses), rubricaba un decreto por el que no sólo legalizaba las obras de ampliación de la edificación que allí existía (que, obviamente, eran ilegales toda vez que se habían realizado sin licencia), sino que además otorgaba licencia para terminar las mismas. Y ello a pesar de que contravenían el planeamiento vigente. Esto es debido a que la anterior discoteca que ahora acoge el local de alterne se emplaza en un suelo considerado por el PGMO vigente como suelo urbanizable programado (actualmente urbanizable sectorizado), que forma parte de la unidad de ejecución PP-NO-4 prevista, previéndose para su desarrollo la aprobación de un Plan Parcial a gestionarse mediante el sistema de compensación. Plan Parcial que ni entonces estaba aprobado ni lo está ahora. En el decreto, al que ha tenido acceso este diario, el ex regidor portuense dice que accede a lo solicitado por la entidad Portohoste S.L, tratándose de unas obras ya hechas para construir habitaciones y sala de fiestas, realizadas sólo en parte, por lo que Díaz les daba también carta blanca para rematar la actuación al margen del planeamiento.

Lo curioso del asunto es que sólo 21 días después, exactamente el 25 de enero de 2006, su edil de Urbanismo, Juan Carlos Rodríguez, firmaba otro decreto en el que legalizaba otras obras de ampliación ilegales realizadas en la misma discoteca, aunque la petición era de otra entidad distinta (Puertoan S.L.), en este caso, para sala de fumadores.

Y en el colmo de los despropósitos, tras denunciar el 11 de octubre Ecologistas en Acción la realización de obras de ampliación en la antigua discoteca, cuatro días después, el 15 de octubre, Rodríguez cubría el expediente decretando la paralización de unos trabajos autorizados por él y por Hernán que nunca se detuvieron.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios