Un algecireño dirige el equipo que identifica el sexo del feto a los 56 días

  • Sebastián Manzanares, jefe de la Unidad de Medicina Fetal del hospital Virgen de Las Nieves de Granada, asegura que el nuevo método dará pie a otros avances

El médico algecireño Sebastián Manzanares sigue en la tarea de asimilar el eco mediático que ha tenido el anuncio de que ya existe un método para saber el sexo del bebé a partir de la octava semana de embarazo, sin tener que esperar hasta el cuarto o quinto mes como venía sucediendo. Fue dado a conocer hace unos días en una rueda de prensa en Granada para los medios locales, pero ya se sabe lo de la globalización. Al final ha estado concediendo entrevistas desde Valencia hasta Galicia. "Me ha sorprendido la repercusión", confiesa.

Manzanares es el jefe de la Unidad de Medicina Fetal del hospital materno-infantil Virgen de las Nieves de Granada, que junto a los laboratorios Lorgen han desarrollado este método, que tiene un lado comercial y otro científico. Su familia y él son de Algeciras. De Villa Palma, aunque lleva fuera desde hace varios años. Estudió en Cádiz y ahora en Granada desarrolla su especialidad. Vuelve cuando puede. El revuelo mediático le ha sorprendido con su familia de visita.

El doctor Manzanares sostiene que el descubrimiento es importante. Además, logra una doble relevancia: médica y comercial. Lo que se ha conseguido es que a partir de una muestra de sangre de la madre, desde la séptima u octava semana de gestación, se ha aislado el ADN fetal presente en la misma. Esto supone determinar con exactitud si se trata de un niño o una niña.

El nuevo método, por una parte satisface la curiosidad de los padres y por otra tiene aplicaciones directamente vinculadas con la prevalencia de enfermedades monogénicas ligadas al cromosoma X, como la hemofilia o la distrofia muscular de Duchenne. La prueba ya está disponible comercialmente. También el sistema público cuenta con ella, aunque para los casos en los que se necesite para diagnóstico médico.

Manzanares considera que se ha dado un paso importante, aunque aún queda camino por recorrer. La ventaja es que han dado con el camino. "Los genes del bebé aportan mucha información. Son de gran utilidad". Los expertos ya trabajando en la determinación del ADN del feto, ya que permite conocer el sexo, el grupo sanguíneo y otras posibilidades. Recuerda que fue hace unos meses cuando la empresa propuso el estudio a esta unidad, compuesta por tres ginecólogos, un cardiólogo, un genetista y hematólogo.

Destaca del sistema su efectividad. Fue ensayado con 120 madres y arrojó una fiabilidad superior al 98 por ciento. "Las muestras fueron extraídas después del consentimiento de los pacientes. Lo cierto es que los resultados han sido contundentes". Cree que esta aplicación puede ser el inicio de más avances. "El sueño dorado es llegar a detectar y a diagnosticar el síndrome de Down por el ADN fetal presente en la sangre de la madre. Sería el final del camino y antes podríamos conseguir estudiar muchos genes más. Por ahora hay que seguir haciendo las pruebas de amniocentesis".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios