La alcaldesa de Jerez se siente víctima de una "maniobra congresual vil"

  • Niega que el PSOE le haya forzado a anular el aumento de sueldo a su ex escolta

Comentarios 7

La alcaldesa de Jerez, Pilar Sánchez, aseguró ayer a este periódico que "es mentira" que el PSOE le haya forzado a anular el incremento salarial de su ex escolta y actual jefe del gabinete de Alcaldía, e insistió en que fue el propio Juan Carlos Jiménez quien renunció a dicho aumento (13.000 euros brutos anuales) a la vista de la polémica originada tras las críticas de la oposición. Sin embargo, pese a negar la mayor, reconoció que son compañeros de su propio partido los que "están pensando diariamente cómo ponerme zancadillas. Y nos da mucha pena, porque son muchas las energías que empleamos en hacer lo mejor para Jerez como para que encima ocurra esto".

Sin más rodeos, la regidora, que confía en que se produzca "una reacción justa de mi partido", insistió en que "todo esto se corresponde con una gran mentira por la disputa interna que existe en estos momentos, una maniobra congresual", señaló, en alusión al congreso federal que se celebra este fin de semana. "La iniciativa [en referencia a dejar en suspenso el aumento salarial de Jiménez] nace de mí y del propio jefe del gabinete, que no quiere convertirse en arma arrojadiza del juego político".

Sánchez advirtió a sus adversarios que "con las mentiras y la falta de respeto tras el anonimato no lo van a conseguir, no me van a quitar de en medio; se lo he trasmitido a Luis [Pizarro, secretario de Organización del PSOE andaluz] y al presidente [por Manuel Chaves]. Y he pedido amparo al partido ante esta maniobra vil y cobarde. No lo conseguirán, y conste que me han llamado muchos amigos: el propio Juan Cornejo (secretario de Organización de la ejecutiva provincial); y Luis, que me insiste en que del regional no ha salido nada, y tampoco del provincial. No lo van a conseguir con el intento de usar artimañas deleznables".

Sánchez, visiblemente contrariada, invitó a sus adversarios a "que den la cara". "Únicamente pido a los que hablan por detrás que den la cara. A mí nadie me ha llamado del partido, entre otras razones, porque el PSOE es muy respetuoso con las instituciones. Lástima que luchemos contra molinos de viento que no tienen rostro porque no dan la cara".

La alcaldesa aseguró que durante su conversación con el líder del PSOE, "Chaves me dio su apoyo personal"; "a Pizarro le pedí que desmintiera [que haya sido obligada a dar marcha atrás en el aumento salarial de Jiménez, algo que al cierre de esta edición no se produjo]"; "y Gaspar [Zarrías, consejero de la Presidencia] se mostró asombrado, porque ni habló conmigo del tema, ni a nadie le ha dicho que así fuese".

"Decidí junto a mi equipo de gobierno, que me ha apoyado, congelar el sueldo de los altos cargos para contener el gasto de personal y todo el mundo respaldó la medida. Nada de lo que he decidido es grave -puntualizó- ni ilegal, ni tengo de lo que avergonzarme. Mi jefe de gabinete ganaba 68.000 euros; la del PP, 104.000 euros, y 70.000 euros la de Pacheco. ¿Pero de qué estamos hablando?, de miseria, de a ver cómo dañamos a la alcaldesa. Y los intereses de mi ciudad están por encima de todo. No sé cómo la gente tiene la cara para hablar, pero espero que se haga justicia y que la historia y el tiempo pongan las cosas en su sitio".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios