Un acusado de violar a su pareja dice que ella miente

  • La fiscal pide 11 años de prisión. Sostiene que la mujer, con una enorme dependencia emocional, estaba sometida a su agresor

La palabra del procesado contra la de su ex pareja. Ella afirma que hace un año, en El Puerto, cuando eran pareja, él la llevó a un descampado y la violó. Él asegura que eso es mentira: que aquel día mantuvieron relaciones sexuales consentidas y que ella pretende vengarse de él. Ambos contaron ayer su versión ante un tribunal de la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Cádiz. La defensa reclama la absolución del procesado. La fiscal, que sea condenado a once años de prisión: diez por agresión sexual y uno por un delito de maltrato.

El juicio continuará el próximo miércoles con las intervenciones finales de la acusación particular y de la defensa. Ayer la vista se detuvo tras el alegato de la fiscal, quien sostuvo que el relato de la denunciante es cierto: que si ella no se enfrentó al procesado, si no lo araño, si no se tiró de la moto en la que él la condujo al descampado y luego a casa, fue porque es una persona con un grado de dependencia emocional enorme, porque estaba sometida a su agresor. "¿Que se debe esperar de una mujer así? La víctima llegó a su casa y fue entonces cuando pidió auxilio a su madre. Ella no ha mentido", afirmó la fiscal.

Un hermano de la denunciante contó que acudió a casa de su hermana porque su madre lo llamó pidiendo ayuda: querían que el procesado abandonase la casa porque la pareja acababa de llegar y la mujer decía que él la había violado. El testigo dijo que como su hermana les había mentido, a la familia, sobre otras cuestiones, dudó sobre la veracidad de la agresión sexual. De modo que optó por llamar a la Policía para que alguien ajeno a la familia se pronunciase sobre un nuevo conflicto entre una pareja que, dijo, tenía frecuentes broncas pese a que la relación había comenzado "muy bien".

Las mentiras anteriores de la denunciante tenían que ver con su toxicomanía, explicó el testigo. "Mi hermana no estaba en su mejor momento", comentó.

Una forense explicó que las lesiones que presentaba la denunciante no se correspondían con la violación brutal que ella decía haber sufrido: que la sensación subjetiva que ella tenía acerca de la agresión sexual que narraba no cuadraba con las heridas objetivas que padecía. Una psicóloga dijo que la denunciante tiene tendencia psicológica a exagerar los hechos y a culpar a los demás, pero que creía que en el caso de la violación dice la verdad sobre lo ocurrido. "Creo que no es capaz de elaborar ese relato y luego mantenerlo en el tiempo. Normalmente, cuando tergiversa algo es fácil desmontarlo. No percibo que tenga capacidad para inventar esto", comentó.

La fiscal intentó ayer sin éxito que el tribunal suspendiese el juicio para recabar un informe médico sobre una novedad surgida en la vista oral: la denunciante dijo que días después de ser violada expulsó un cuerpo extraño.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios