La vía de acceso al cementerio se elevará para evitar su inundación

  • En los trabajos de evacuación del agua estancada se descubrió una fuga en la red de suministro que agravaba la situación, con una pérdida de 50.000 litros diarios

Los problemas que arrastra la carretera de acceso al Cementerio Municipal de San Roque a causa de la inundación de la misma parece que ya cuentan con una solución efectiva tras las últimas gestiones realizadas por parte del Ayuntamiento. Ésta pasa principalmente por rellenarla, con lo que se elevará en unos cincuenta centímetros, evitando de este modo los problemas de evacuación de aguas pluviales.

Desde el Consistorio se informó que el pasado jueves el alcalde mantuvo contactos con el jefe de la Demarcación de Carreteras en Andalucía-Extremadura, Pedro Rodríguez Armenteros, y el responsable Provincial de Carreteras, Miguel Ángel Smöliy, para plantear la necesidad de buscar una solución urgente a este asunto. En este sentido, Barroso agradeció la implicación y mediación que tuvo el subdelegado del Gobierno en Cádiz, Sebastián Saucedo. Como resultado de dichas conversaciones, topógrafos de Carreteras estuvieron en la zona para realizar un trabajo de campo. Fruto de ello, se apuntó la necesidad de abrir una zanja que permitiese achicar el agua acumulada, labor que se ha efectuado en las últimas horas y que concluyeron en la mañana de ayer.

Al respecto, el teniente de alcalde delegado de Infraestructuras, José María Martín Torres explico en rueda de prensa, que una vez logrado rebajar el volumen de agua que cubría el acceso al Cementerio, la sorpresa ha sido mayúscula al descubrir la existencia de una fuga en la Red de Agua Potable. Todo apunta, según explicó el edil, a que durante las obras de construcción del Apeadero de RENFE en Las Aletas la tubería fuese perforada, aunque se desconoce en qué circunstancias.

Martín Torres afirmó que, debido a esa perforación de la red, ha estado saliendo alrededor de 50.000 litros de agua cada día, sin que se pueda precisar desde qué fecha. El Ayuntamiento ha procedido a cortar de inmediato el suministro de agua a esa terminal de Renfe, que no será restablecido hasta que proceda a corregir esa situación, sin perjuicio de otras acciones que se puedan tomar de naturaleza jurídica.

Por otra parte, el responsable de Infraestructuras, manifestó que "las gestiones emprendidas por el alcalde ante Carreteras, ya arrojan sus primeros resultados con la apertura de una zanja y las instrucciones dadas por los responsables de esa materia para que se proceda al relleno de la vía de acceso al Cementerio y su posterior asfaltado". Estas obras supondrán una elevación de esa carretera en aproximadamente 50 centímetros, de manera que se eviten futuras inundaciones al acabar con el "efecto bañera" que presenta en la actualidad. Al margen de ello, el Consistorio espera que Carreteras y Renfe adopten una solución definitiva, "que resuelva de una vez por toda los problemas originados a la salida de pluviales, ya que los riesgos de futuras inundaciones no sólo afectan al acceso hacia al Cementerio sino a la propia Autovía".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios