El juez absuelve al acusado de agredir a su pareja sentimental en Chiclana

  • El procesado niega los hechos en el juicio y la denunciante se acoge a su derecho a no declarar

  • No hay "prueba suficiente de cargo"

El Juzgado de lo Penal número 1 de Cádiz ha absuelto a un hombre acusado de lesionar a su pareja y quebrantar una orden de alejamiento en Chiclana al no existir "prueba suficiente de cargo" contra él, en tanto que la denunciante no declaró en la vista oral, el denunciado negó los hechos y no hubo ningún testigo presencial de la supuesta agresión.

La sentencia recoge como hechos probados que el procesado, con numerosos antecedentes penales (por robo con violencia, allanamiento de morada, violencia de género, lesiones...), mantenía con la querellante una relación sentimental "en la que había periodos de cese y ulteriores reconciliaciones".

El fiscal del caso solicitó la pena total de tres años y medio de prisión para el implicado

Asimismo, la resolución judicial expone que en mayo de 2011 el Juzgado de Instrucción número 2 de Jerez dictó una medida cautelar que prohibía al acusado acercarse y comunicarse con su entonces pareja.

El día 9 de enero de 2014, prosigue la sentencia, la mujer formuló una denuncia contra su novio por una supuesta agresión cometida en la calle Cuba de Chiclana, lo que no ha quedado probado a partir de la prueba practicada en el juicio oral.

En primer lugar, el procesado -defendido por el letrado Miguel Ángel González Saborido- negó los hechos por los que venía siendo acusado y manifestó que el día de la supuesta pelea ni siquiera estaba en Chiclana.

La denunciante, pareja actual del acusado, se acogió a su derecho a no testificar. De otra parte, la hermana de ésta afirmó que no recordaba qué sucedió aquel día. Además, se desdijo de su declaración de instrucción (en la que se limitó a aseverar que lo dicho por su hermana era verdad).

Por último, un agente de la guardia civil señaló en la vista oral que, tras recibir aviso de una agresión, la supuesta víctima le refirió que el procesado "le había lanzado un objeto, que estaba nerviosa y presentaba lesiones". Este mismo agente indicó que el hipotético agresor no estaba en el lugar de los hechos ni lo localizaron cerca.

"No cabe duda de que la denunciante fue lesionada", apunta el magistrado titular del Juzgado de lo Penal número 1 de Cádiz, Juan Sebastián Coloma. Sin embargo, el juez no considera probado que dichas lesiones fuesen producidas por el acusado. "Dado que la testigo no declara; que el imputado no reconoce los hechos; que la hermana de la testigo no recuerda los mismos y que su declaración inicial carece de detalles ni de contenido real, siendo obvio que cuando refiere que su hermana dice la verdad, ello puede ser debido a un intento de encubrir un falso testimonio o una denuncia falsa; y que el agente de la Guardia Civil es un mero testigo de referencia en relación al modo de causarse las lesiones de nulo valor probatorio en ausencia de un testigo principal, vemos cómo no existe prueba suficiente de cargo para considerar desvirtuado el principio de presunción de inocencia", concluye el juez.

En este caso la Fiscalía calificó los hechos como constitutivos de dos delitos, uno de lesiones en el ámbito de la violencia de género y otro de quebrantamiento de medida cautelar (concurriendo en éste último la agravante de reincidencia). El fiscal solicitó para el procesado la pena total de tres años y medio de prisión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios