Urbaser denuncia a tres trabajadores por impedir los servicios mínimos

  • La plantilla arropó ayer a sus compañeros en su declaración en la Comisaría de Policía Nacional · El comité de empresa denuncia que la recogida selectiva ha realizado labores que no les correspondía

Comentarios 1

El conflicto se enreda cada vez más. A las demandas de los trabajadores y las negativas de la empresa, se suma ahora las denuncias cruzadas de una y otra parte. Y mientras tanto, el servicio de recogida de residuos y limpieza de la ciudad sigue paralizado por una huelga indefinida que comenzó anoche su segunda jornada sin actividad y que deja a la ciudad con sus contenedores repletos de basura, en bolsas y otros desperdicios que ya se acumulan a su alrededor.

Ayer tres trabajadores de la adjudicataria tuvieron que declarar en la Comisaría del Cuerpo Nacional de Policía sobre la denuncia presentada por Urbaser, que los considera artífices de las actuaciones que se desarrollaron en el exterior de las instalaciones de la empresa del polígono de Tres Caminos. Se había colocado una barricada con tablas y postes de madera y vallas en la salida. Poco antes de las once se había interrumpido la apertura de la verja atravesando una valla metálica entre los barrotes. Los representantes sindicales, sin embargo, creen que se ha señalado a tres empleados sin más, por pura elección casual, y por culpabilizar a alguien.

Las quejas del personal se centran en la injerencia de otros departamentos en actividades de recogida de residuos y limpieza. En concreto, se refieren a labores realizadas por el servicio de recogida selectiva -integrado en otra plica-, que, critican, ha actuado en la calle Real por orden de la empresa. Esto ha caldeado más los ánimos, reconocen. A lo que se suma el intento de la adjudicataria, según explican, de que los operarios activos siguieran una ruta en la recogida mínima de basura fijada por la Delegación Provincial de Empleo.

El jueves por la noche ninguno de los servicios mínimos establecidos en el apartado de recogida de residuos sólidos urbanos se cumplió. Eso significa que los dos camiones con su dotación habitual que debían recorrer la ciudad se quedaron en las cocheras, algo que la plantilla achaca a una decisión de la propia empresa. Ayer, sin embargo, los servicios mínimos referidos a los mercados, el Hospital General de la Defensa y centros de salud se cumplieron. En estos últimos, que no poseen contenedores propios, se optó por que el operario solicitara los residuos en las instalaciones.

Anoche a las diez los trabajadores se concentraban en Reyes Católicos para exponer cómo marcha el conflicto: no había ninguna novedad, ni una llamada, ni un acercamiento. El comité insiste en que una subida salarial del Índice de Precios al Consumo (IPC) real durante cuatro años es inaceptable. La empresa rechaza las demandas sindicales, habida cuenta de que su beneficio industrial se cifra en el 4%, al que deben descontar sus gastos generales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios