Urbanismo emprende la nueva catalogación de las fincas protegidas

  • Cultura permite a la Gerencia conceder licencias en el casco histórico en los casos de fincas que no estén afectadas por ninguno de los niveles de protección del PEPRICH

La Delegación Provincial de Cultura ha dado luz verde a la Gerencia Municipal de Urbanismo para conceder las primeras licencias del casco histórico en los casos de fincas que no estén catalogadas ni afectadas por ninguno de los niveles de protección del PEPRICH, que ahora están siendo revisados.

Aunque las ordenanzas del controvertido Plan Especial están aprobadas desde el pasado mes de abril, Urbanismo estaba a la espera de ultimar la comprobación del catálogo para solicitar a la Junta la transferencia de las competencias en materia de patrimonio que permite el PEPRICH y que concederá al Ayuntamiento una mayor agilidad y celeridad en los trámites a seguir -en caso de obras o de cualquier otra intervención- para el conjunto de viviendas que se encuentra dentro del casco histórico.

A falta tan sólo de la verificación de los niveles de protección del millar de fincas incluidas en el catálogo, desde Patrimonio se considera que no es necesario esperar en el caso de aquellas viviendas que no están protegidas para que Urbanismo pueda empezar a conceder licencias siguiendo las directrices de las ordenanzas del Plan Especial, que ya están avaladas por la Junta.

Así, de hecho, lo confirmaron ayer tanto la delegada general del área de Urbanismo, María del Carmen Pedemonte, como el delegado específico de Planeamiento y Gestión, Pascual Junquera. Pero para que la Gerencia asuma estas primeras competencias será necesario que primero se constituya una comisión técnica formada por expertos que se encargue de valorar las actuaciones que se quieran realizar conforme a los criterios generales del PEPRICH. Y dicha comisión aún no se ha creado. Tanto Pedemonte como Junquera valoraron ayer la posibilidad de comenzar a conceder licencias para el casco histórico mientras se termina la revisión del catálogo y anunciaron la próxima creación de dicha comisión técnica.

La Gerencia, por otro lado, tiene ya en sus manos el grueso de los datos recopilados durante los últimos meses a lo largo del proceso de revisión del catálogo de fincas protegidas que se ha abordado de la mano del Colegio de Arquitectos, un material que resulta más que suficiente para iniciar la siguiente fase de la tarea mientras que se afronta la última batida por el centenar de casas que todavía no han podido ser visitadas.

Transparencia, claridad e independencia en el trabajo es lo que pretende Urbanismo con esta revisión del PEPRICH. Por ello, tras la recopilación de datos elaborada desde el Colegio de Arquitectos encargará ahora a otro equipo la catalogación en sí de las fincas, es decir, de determinar qué nivel de protección corresponde a cada una de las fincas que han sido visitadas.

Serán tres arquitectos con una larga trayectoria en la ciudad y un profundo conocimiento de La Isla que han sido contratados por la Gerencia para abordar en tres meses esta tarea. Javier Villarmín Garrido, que encabezará el equipo, José Antonio Pérez Arévalo y Francisco Hurtado. Sus nombres fueron desvelados ayer por la delegada de Urbanismo después de que el pasado martes formalizaran con Urbanismo su contrato de trabajo.

"Vamos a trabajar en paralelo con la recopilación de datos que queda y con la catalogación de las fincas -afirmó Pedemonte- hasta noviembre no empezarán a verse los resultados".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios