USO apuesta por el diálogo para solucionar la crisis de Delphi

  • El sindicato mostró su rechazo por la agresión sufrida ayer por un representante sindical de UGT

El sindicato USO mostró hoy su rechazo ante la agresión sufrida en el día de ayer por un representante sindical de UGT y defendió la utilización del diálogo como «herramienta» para solucionar la crisis de Delphi.

Fuentes del sindicato recalcaron a Europa Press su «rechazo tajante ante cualquier tipo de acción violenta», aunque criticó las declaraciones realizadas hoy por el secretario general de la Federación de Metal, Construcción y Afines (MCA) de UGT-A, Manuel Jiménez, que acusó a los sindicatos minoritarios --CGT y USO-- de «entorpecer» el proceso de recolocación de los ex trabajadores de Delphi «aportando discordia y alentando al levantamiento de la gente».

En este sentido, USO aclaró que han mostrado su «plena disposición a trabajar en unidad» en todas las reuniones de la comisión de seguimiento para «solventar el grave problema del colectivo». Un hecho que, recordó, fue alabado por la propia Junta de Andalucía, que reconoció «la capacidad de responsabilidad de todos los sindicatos», creando la mesa de seguimiento encaminada a resolver y dar salida al colectivo.

Por ello, tildó de «vergonzosas» las declaraciones del responsable de UGT, al considerarlas «impropias» de una persona de su cargo. Y es que, a su juicio, «aprovecha el lamentable hecho ocurrido con un representante de su sindicato» utilizando «palabras que demuestran un tono de venganza, sacando fuera de contexto algunas discrepancias que en la última convocatoria de la mesa de seguimiento se trataron en referencia a la tercera fase de formación».

USO consideró que, de este modo, «no permiten el diálogo y, menos aún, que nadie discrepe con lo que anteriormente se ha negociado con la Junta de Andalucía» y reclamó al dirigente de UGT a que «jamás vuelva a acusar a USO de la agresión de ningún sindicalista ni de ninguna persona, máxime sin ningún tipo de pruebas», porque con estas acusaciones lo que consigue es «intoxicar el proceso de recolocación de los trabajadores».

El sindicato puso en entredicho el hecho de que Jiménez acusase a los partidos políticos, a los sindicatos minoritarios y a las sociedad de utilizar el problema de Delphi y «no ver cómo él mismo saca rendimiento» al incidente de ayer para «conseguir, de manera sucia, expulsar a los sindicatos minoritarios de la mesa, donde parece querer hacer y deshacer a sus anchas».

Por ello, aclaró a UGT que el «desagradable incidente» sufrido ayer fue causa de «una actuación suya particular --en alusión al agredido-- con un ex trabajador de la multinacional» y añadió que «tan deplorable es el incidente como utilizar esta acción para presionar y querer manipular la opinión pública para desacreditar el trabajo de los representantes de dos sindicatos que en nada tuvieron que ver con tal acción».

Por otro lado, retó a Jiménez a que exija a la Junta de Andalucía lo mismo que manifestó a la prensa, «que agilice los acuerdos que están suscritos y que se materialicen lo antes posible» porque, a su modo de ver, UGT «ha firmado mucho pero exigido muy poco desde el primer día» en la mesa de seguimiento de los asuntos de Delphi.

Finalmente, USO valoró el esfuerzo realizado por la Junta en el proceso de recolocación, aclarando que trabajan cada día «con la intención de comunicar las numerosas deficiencias a fin de que se eliminen» y recalcó que su intención es «que esta inversión de dinero público sirva realmente para formar a los trabajadores».

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios