Sindicatos y Colegio de Médicos reclaman un refuerzo de la seguridad

  • La Delegación Territorial de Salud defiende la dotación existente y desliga el incidente de la gestión del centro hospitalario

La concentración que mantuvieron ayer los trabajadores del hospital de La Línea a las puertas de Urgencias. La concentración que mantuvieron ayer los trabajadores del hospital de La Línea a las puertas de Urgencias.

La concentración que mantuvieron ayer los trabajadores del hospital de La Línea a las puertas de Urgencias. / r. m.

El suceso del pasado martes en el Hospital de La Línea es una gota más en el ya colmado vaso del personal sanitario. Las denuncias por agresiones en diversos centros de salud del Campo de Gibraltar se han reiterado en los últimos meses, por lo que ante el asalto de una veintena de encapuchados para liberar a un narco profesionales, sindicatos y Colegio de Médicos han reclamado al unísono algo que llevan tiempo pidiendo: un refuerzo de la seguridad en los centros sanitarios, con especial atención al de La Línea.

En un comunicado conjunto, los sindicatos con presencia en el hospital aseguran que sufren "continuas agresiones verbales y físicas" y que "son numerosas las denuncias y reclamaciones ante la dirección" del centro en este sentido. Frente a ello, destacan la gran profesionalidad de los trabajadores, que siguen atendiendo a los pacientes sin ningún menoscabo en el servicio. Los sindicatos reclamaron a los responsables que se tomen medidas para mejorar las condiciones laborales y de seguridad, mientras que piden a los poderes públicos que "tomen conciencia" de la "difícil situación" del hospital linense.

CSIF resaltó también la situación de los dos empleados de seguridad que se vieron envueltos en el suceso del martes, que están de baja tras haber sido agredidos por los narcotraficantes que asaltaron el hospital para liberar a uno de ellos. La central sindical lamentó que ayer la empresa había trasladado a uno de los dos vigilantes que hay en el nuevo Hospital de La Línea al centro hospitalario, "desvistiendo un santo para vestir a otro". Los vigilantes de seguridad exigen que se les dote de spray de gel, chalecos antipunción y paletas detectoras de metales para la entrada de las zonas críticas (como las Urgencias), además de, al menos, un vigilante adicional para cada centro sanitario de toda la comarca del Campo de Gibraltar.

También considera necesario un refuerzo de la seguridad en los centros el Colegio de Médicos de la provincia de Cádiz. El colegio remarcó además que es necesaria una revisión de los actuales procedimientos de la atención sanitaria que debe prestarse al detenido, con todas las garantías. También destacó la profesionalidad de los médicos y de todos los equipos sanitarios del hospital de La Línea a la hora de mantener y dar continuidad a su labor asistencial ante un hecho violento y de alteración de la actividad como este.

La institución recordó también que en los últimos meses viene trabajando con la Subdelegación del Gobierno y mandos provinciales de Guardia Civil y Policía Nacional con el fin de coordinar la puesta en marcha del llamado Interlocutor Policial Territorial Sanitario. La creación de esta figura forma parte del paquete de medidas destinadas a proporcionar a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad un plan de actuación y mecanismos para la prevención, el seguimiento y una acción homogénea y conjunta con los colegios de médicos que permitan prevenir y aumentar la seguridad del profesional médico frente a agresiones en su centro sanitario. Este protocolo contempla entre otras medidas la evaluación y catalogación centro por centro para establecer el potencial riesgo de agresión.

Por parte de la Administración sanitaria, la Delegación Territorial de Salud de la Junta de Andalucía salió al paso de las críticas defendiendo la dotación existente en el Hospital de La Línea, cuyas Urgencias "contaban con el correspondiente personal de seguridad, con amplia experiencia; no obstante, nada pudieron hacer ante una situación tan crítica, que ni los agentes de la Policía Nacional pudieron evitar".

La Junta lamentó que "se pueda hacer un uso demagógico de un hecho tan lamentable y que es totalmente ajeno a la organización y el funcionamiento diario del hospital donde ha ocurrido", remarcando que el incidente "no está relacionado ni con la asistencia que se presta en este centro sanitario ni con la gestión que se realiza en el mismo. Desgraciadamente, los delitos pueden producirse en cualquier lugar".

La Delegación Territorial mostró su "absoluto apoyo al personal de este centro hospitalario, especialmente a los profesionales del área de Urgencias que vivieron un acto de violencia que rechazamos y condenamos". En un comunicado recordó que el delegado, Manuel Herrera, ha estado en contacto directo con la dirección del centro, con el Ayuntamiento de La Línea con la Subdelegación del Gobierno en la provincia. La dirección del Hospital mantuvo ayer una reunión para analizar lo sucedido y hoy se mantendrá otra con responsables de la Policía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios