antonio romero. ALCALDE DE puerto real

"Renegociamos el nefasto acuerdo de recaudación con Diputación"

Antonio Romero, durante la entrevista. Antonio Romero, durante la entrevista.

Antonio Romero, durante la entrevista. / c. p.

Imagínense un equipo de gobierno en minoría (10 de 21 concejales). Ese gobierno local se ve en la tesitura de tener que acometer la reforma integral de la piscina municipal y sus instalaciones. Después de muchos esfuerzos (y de continuas exigencias de sus centenares de usuarios) ese equipo de gobierno logra el arreglo. Una vez hecho, necesitan contratar el servicio de vigilancia. Problemas "burocráticos" hacen que ese servicio se retrase una semana. El alcalde llama a la Policía Local para que sean ellos quien vigilen. El problema es que el fin de semana no hay suficientes efectivos. ¿Solución? Los miembros del equipo de gobierno, incluido el alcalde, hacen turnos ese fin de semana y son ellos mismos los que hacen la vigilancia.

Es un ejemplo de la situación a la que se enfrenta, en este caso, el Ayuntamiento de Puerto Real. Su alcalde, Antonio Romero, ganó las elecciones con un partido vinculado a Podemos, Sí se Puede Puerto Real. En los últimos meses tenía claro que no repetiría en el cargo. Ahora ya, al menos, lo duda.

Charlamos con él en un bar clásico de Puerto Real, El Dorado. Este establecimiento, curiosamente, es uno de los que sufrió los impagos del Consistorio durante décadas. Con la Ley de pago a proveedores, logró recuperar las 300.000 pesetas que se le debían desde los años 90.

Allí, Antonio Romero da cuenta de su día a día, de los inmensos esfuerzos que tienen que realizar con un Ayuntamiento intervenido por el Ministerio de Hacienda, por el plan de ajuste que impide que puedan contratar, que puedan reponer bajas de funcionarios. Hoy son 370 trabajadores de plantilla pero, admite Romero, "cuando llegamos el remanente de Tesorería era de menos 16 millones; hoy es de menos 800.000 euros". Uno de los grandes triunfos de su gobierno, cree, ha sido renegociar el acuerdo de recaudación con la Diputación. "Antes era nefasto; hoy hemos aumentado esa recaudación interna en dos millones de euros al año", dice Romero.

Y no es ninguna tontería cuando un Ayuntamiento de una población de algo más de 40.000 habitantes tenía una deuda de 140 millones. "Yo mismo hice un análisis de la deuda por habitante comparando Puerto Real con otras ciudades, y era bestial. Unos 3.500 euros por ciudadano", dice el alcalde. Eso fue cuando llegó en 2015. Hoy ha bajado, como el periodo medio de pago a proveedores.

Pero todo esto, admite, está muy lejos de tener recompensa personal. "No la tiene, salvo que tengas un ego personal muy grande y te guste salir en las fotos y que te reciban bien, etc". Cree que los problemas actuales de la Villa son heredados de los sucesivos gobiernos de Barroso, "y de Maribel Peinado, que hizo la estrategia de la avestruz". "A Barroso, con todo el respeto, lo dejaba hoy unos meses de alcalde. Creo que no lo aguantaría", asegura.

Hoy, Romero no duda en explicar que la excesiva legislación que somete a las administraciones locales tiene que ser sorteada con imaginación o, directamente, por la vía corta. "En Puerto Real no se han firmado nunca tantas cosas con reparo del interventor como las que he firmado yo, incluyendo las nóminas, pero hago lo que beneficia al ciudadano". Y finaliza reconociendo que lo que más le enerva es saber que una barriada "lleva meses echa una selva, o que hay colegios que no se puede cambiar una cerradura, y no poder hacer nada por la ley de contratos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios