Quince proyectos revolucionarán la acuicultura este año

  • Desde la Bahía de Algeciras hasta Trebujena, el sector tiene grandes expectativas de crecimiento tras años estancado

El proyecto de Aurantia de cultivar microalgas para utilizarlas como materia prima en la generación de biodiésel ha abierto un nuevo horizonte en un sector, el de la acuicultura, que espera dar en 2008 un salto cualitativo y cuantitativo muy importante después de años de estancamiento.

Aunque hace ya veinte años de su promulgación, la Ley de Costas de 1988 ha sido la principal rémora de esta industria, en la que las grandes empresas han necesitado reestructurarse y algunas pequeñas no han logrado subsistir. La normativa nacional marcó un antes y un después en esta actividad porque desencadenó litigios con las compañías -algunos de ellos todavía abiertos- por el deslinde del suelo público y porque impuso un canon por la ocupación de estos terrenos que no tenía un importe fijo para todo el territorio nacional, sino que su cuantía quedó abierta al criterio de cada Demarcación provincial, lo que dio lugar a grandes diferencias entre provincias (por ejemplo, en algunos puntos se paga a una peseta por metro cuadrado y en otras, como Huelva, ha llegado incluso a siete o doce).

Después de años de lucha, las organizaciones del sector lograron poner fin a esta desigualdad fiscal el pasado 14 de diciembre, cuando el Ministerio fijó una cantidad única de una peseta por metro cuadrado de explotación, y no de ocupación, ya que hasta ahora los esteros pagaban por toda la instalación aunque sólo emplearan una parte para los cultivos.

Coincidiendo o gracias a este avance, han surgido numerosos proyectos por todo el litoral, desde la Bahía de Algeciras hasta Trebujena, algunos totalmente novedosos e, incluso, pioneros, y otros como extensión o diversificación de empresas ya existentes. Los más relevantes son quince y, sobre todo, se centran en el cultivo de moluscos, la producción de nuevas especies de peces y la explotación de la industria de microalgas.

Entre los primeros destacan tres polígonos de bateas para la cría de mejillones que seis empresas instalarán en Algeciras, La Línea y San Roque, y el cultivo de ostiones en alta mar que la Cofradía de Pescadores de Conil inicio en el segundo semestre de 2007 junto a la cría de lubina en jaulas. Además, Pescados y Mariscos Mar de La Línea (del grupo Ubago), que instaló las primeras bateas de mejillones en la provincia en 2001, trabaja ahora en la investigación de una nueva estructura denominada medusa.

En el ámbito de pescados, el proyecto que más expectación ha despertado es el de Futuna Blue España, que prevé iniciar este año la construcción de un gran complejo en El Puerto para reproducir y criar alevines de atún rojo. El plan, completamente diseñado y probado con éxito en Australia, está actualmente en fase administrativa a la espera de recabar las muchas licencias públicas que necesita.

Junto a Futuna Blue, la Autoridad Portuaria también ha reservado suelo para levantar una piscifactoría de lenguados y rodaballos, aunque este proyecto de Aqua Culture, que data ya de hace varios años y ha reducido sus expectativas y superficie iniciales, está pendiente de hallar nuevos inversores.

Otra enseña nueva que empezará a operar este año será Cultivos Marinos Integrales y lo hará en las Salinas de Santa Leocadia, en San Fernando, donde invertirá ocho millones de euros para producir, criar y engordar 900 toneladas de dorada, lubina y lenguado.

Tres especies que, junto al langostino y el ostión, también son el eje de actividad de Cultivos Piscícolas de Barbate, una experiencia que se encuentra en el ecuador de su desarrollo y que prevé estar al 100% en el año 2009.

Por último, son claves las expansiones de la isleña Cupimar y de Angulas de Trebujena. Cupimar ha emprendido la producción de corvina y a finales de año hará la primera pesca y comercialización con la expectativa de que esta especie represente en 2009 más del 5% de su actividad. Por su parte, la empresa trebujenera ha sumado a la lubina y la corvina, la cría e investigación de la lisa en el estuario del Guadalquivir.

Esto en moluscos y peces, mientras que en microalgas, la tercera pata del sector, la gran novedad es el proyecto de Aurantia de crear invernaderos junto a fábricas para aprovechar el CO2 y los nutrientes de las aguas residuales como alimentos de las microalgas, que luego se emplearán como materia prima para generar biodiésel. Una nueva aplicación para un producto que Fitoplancton Marino comercializa en El Puerto desde 2005.

Éste es el halagüeño horizonte que se cierne sobre el sector en Cádiz y que, de alcanzarse, permitirá que la provincia reafirme su liderazgo en Andalucía, en la que tiene el 28,6 por ciento de la producción y un tejido de 38 empresas que facturan unos doce millones de euros.

En 2006 revalidó su primera posición con casi 2.038 toneladas (peces, moluscos y crustáceos), pero tras el parón de los últimos años, Almería y Huelva están cada vez más cerca. Los productos estrella siguen siendo la dorada y la lubina (88 por ciento del total), mientras que la corvina es ya el tercero con una distribución anual de 36,3 toneladas. Si en el norte de Europa el salmón es el cultivo por excelencia, este pescado está llamado a ocupar esta posición de honor en las aguas más cálidas del Mediterráneo y el Atlántico español. "Ha tenido un gran desarrollo y va a más", aseguran fuentes de la Asociación de Empresas de Acuicultura Marina de Andalucía. La clave del éxito de este pescado es su alto nivel de supervivencia, un crecimiento bueno y más rápido que la dorada o la lubina, y, comercialmente, su forma alargada favorece una gran diversidad de formas de preparación.

Tras el gran bloque del pescado, los moluscos sólo suponen el 6,7% de toda la producción gaditana, mientras que el cultivo de crustáceos (langostino y camarón), se queda en el 2,2% y el de microalgas es mínimo, según datos de Asema.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios