Puerto Real celebra el día de la Virgen de Lourdes

  • El obispo de Cádiz, Antonio Ceballos, presidió una eucaristía y por la tarde se celebró la procesión de la Patrona

La ciudad celebró de manera intensa la fiesta de su Patrona, la Virgen de Lourdes, en los diferentes actos que se desarrollaron durante la jornada organizados por la asociación parroquial de esta advocación mariana.

Así, al mediodía, en la Prioral de San Sebastián, tuvo lugar una eucaristía que fue presidida y oficiada por el obispo de Cádiz, Antonio Ceballos Atienza, estando concelebrada por diferentes sacerdotes del municipio. Una cita que contó con el fervor de los ciudadanos que llenaron el principal templo puertorrealeño. Como dato significativo tuvieron que ponerse sillas complementarias para aumentar el aforo de la iglesia, por lo que se estima que hasta unas 650 personas acudieron a la celebración eucarística. Entre ellos, estuvieron presentes diversos ediles de la Corporación Municipal. En la celebración eucarística el obispo gaditano, disertó sobre el patronazgo de la Virgen de Lourdes, a la que solicitó la protección de los presentes.

Por otro lado, también recordó las palabras del Papa Benedicto XVI, sobre la paz. Al respecto, Antonio Ceballos incidió en la importancia que juega la familia como "instrumento educador de la paz". Igualmente, hay que apuntar que en los cultos participó la coral puertorrealeña.

Ya por la tarde, se desarrolló la tradicional procesión de alabanza de la imagen de la Virgen de Lourdes por las calles de la localidad. Sobre las cinco de la tarde, con gran puntualidad, el cortejo traspasó los umbrales de la parroquia de San Sebastián. Éste se abrió con la correspondiente cruz de guía, a la que le sucedieron los ciudadanos que quisieron acompañar en su itinerario a la Patrona puertorrealeña. La presidencia de la misma, estuvo integrado por el presidente del consejo local de hermandades y cofradías de Puerto Real, Francisco Domínguez, el director espiritual de la asociación Nuestra Señora de Lourdes, Balbino Reguera, y el presidente de ésta, José Manuel Abollado. También formaron parte de la comitiva las banderas de la asociación parroquial de María Auxiliadora y de la hermandad del Rocío, que acompañaron a la de la asociación anfitriona. El apartado musical corrió a cargo de la banda de música de Pedro Álvarez Hidalgo.

El fuerte viento de levante no deslució la imponente presencia de la Virgen de Lourdes que recorrió la ciudad en el paso que fue restaurado para la procesión Magna de cobre bañado en plata.

Para esta ocasión, el mismo tenía un exorno floral compuesto por rosas amarillas, lirios naranjas, ruscus y esterlicias, que fue confeccionado por Luciano Rodríguez. Cabe resaltar, que la imagen mariana contaba para la cita con la Medalla de Oro de la Ciudad, la primera que fue concedida, así como una corona y rosario, también de oro. El paso que en un principio tenía como capataz a Miguel Mangano, fue dirigido circunstancialmente en la tarde de ayer por Juan Manuel Sánchez de la Campa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios