Productos cargados de sabor y vida

  • El conocido establecimiento gaditano Antonia Butrón abrirá una nueva tienda en Sevilla La empresa familiar apuesta por seguir generando puestos de trabajo y riqueza

Comentarios 4

Delicadeza, cariño, entrega y mucho amor son los ingredientes fundamentales con los que se trabaja en el establecimiento gaditano de Antonia Butrón.

En el año 1985 decidió junto a su marido abrir su propio obrador, Empanadería Antonia Butrón. Desde siempre estuvo muy implicada en estas labores ya que creció y vivió entre hornos y rodillos, convirtiéndose en la cuarta generación.

Sus bisabuelos, abuelos y padres ya ejercieron el oficio y el arte de la panadería.

Todos y cada uno de los productos que se elaboran en el negocio familiar se realizan de forma artesanal y natural, dejando de lado todo tipo de conservantes y aditivos.

Unen la tradición de sus recetas con la innovación de sus productos. Cada pieza que realiza es única y diferente, pero todas y cada una de ellas están cargadas de sabor y de un sinfín de experiencias vividas.

En la Empanadería Butrón hay lugar tanto para lo dulce como para lo salado; son muchos los productos que decoran e impregnan de olor el lugar: pastas, bizcochos, o los tradicionales rosquetes entre otros.

Pero, sin duda, el producto estrella son las empanadas: "Hay clientes que se llevan una empanada para festejar su aniversario de boda con familiares y amigos. Nos dicen que no podemos faltar en sus mesas en un día tan señalado. Hay otros que se van cargados de empanadas hasta la otra parte del mundo, porque quieren que sus más allegados las conozca y las disfruten. O incluso hay quienes se llevan todo el año esperando y soñando con poder saborear y disfrutar de una de nuestras empanadas frente al mar", señala Carmen González Butrón, gerente del establecimiento.

Tal es la aceptación y la demanda por todo lo que hornean en el obrador, que cuentan con tres empanaderías en la provincia gaditana, dos en Chiclana y a la espera de abrir otra, próximamente en el mes de septiembre, en Los Remedios.

Es una nueva apertura que supone entusiasmo y emoción por parte de todo el equipo.

A día de hoy son más de 30 las personas que trabajan en esta empresa familiar.

Con la próxima apertura se incorporarán ocho personas más al negocio. En estos tiempos que corren, la Empanadería Antonia Butrón apuesta por generar nuevos puestos de trabajo y riqueza.

"La aceptación de nuestros productos es nuestra satisfacción del día a día. Es la clave del éxito de la empresa familiar, que celebramos con todo nuestro equipo, ya que formamos una gran familia", afirma Carmen.

Cada una de las empanaderías hornea sus productos a diario. Es por ello por lo que el cliente disfruta del producto recién hecho.

Antonia es una mujer solidaria y comprometida. Todo lo que sobra del día no se tira, sino que el establecimiento lo da a comedores sociales, para que puedan disfrutarlos. "Cada día nos levantamos con un único objetivo, el de hacer las cosas un poco mejor. Sentimos pasión por nuestro trabajo, es por ello por lo que buscamos los mejores ingredientes para nuestros productos y creemos en nuestra gente", dice Carmen.

Esa combinación de buen hacer, de tratar a los clientes, dedicación, ilusión y humildad es la fórmula del éxito consolidado que lleva a cabo este negocio familiar.

Todo ello es transmitida a todos sus clientes a través de sus variados productos en forma de "trocitos muy dulces".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios