Primeros desperfectos en la A-48 sólo dos años después de su apertura

  • Escalones surgidos en uno de los viaductos de la autovía Chiclana-Vejer obligan a los conductores a bajar la velocidad

Menos de dos años después de su puesta en servicio, la autovía Chiclana-Conil-Vejer (A-48) ya presenta sus primeros desperfectos. En concreto, los conductores que circulan en ambos sentidos se ven obligados a reducir considerablemente su velocidad ante la existencia de unos badenes surgidos en uno de los viaductos que salvan el río Salado.

Los daños habidos en la junta de dilatación de este tramo de autovía -que han provocado unos 'escalones' que conllevan cierto riesgo para la conducción- ha obligado a la Dirección General de Carreteras a colocar señales de tráfico verticales para advertir a los conductores, aunque no se han tomado medidas para solucionar estos desperfectos.

Estas señales, colocadas sólo en dirección hacia Chiclana, obligan a circular a no más de 80 kilómetros por hora, cuando en el resto de la autovía este tope se amplía hasta los 100 ó 120 kilómetros por hora, dependiendo del tramo por el que se circule.

El Partido Popular (PP) ya se ha hecho eco de estos desperfectos y ha presentado iniciativas en los ayuntamientos de Vejer y de Conil y en la Subdelegación del Gobierno en Cádiz exigiendo una solución inmediata. El secretario comarcal del PP de La Janda, José Ortiz, ha anunciado además que esta formación política llevará el caso incluso al Congreso de los Diputados. Ortiz considera que es "inconcebible" que los ciudadanos "tengamos que romper nuestros vehículos y correr graves riesgos por la incompetencia y pasividad de la Administración".

Las obras de la autovía A-48 fueron proyectadas e iniciadas durante el último Gobierno del PP, aunque fueron finalizadas una vez que el PSOE ya llegó a la Moncloa. En concreto, la puesta en servicio del tramo Chiclana-Conil se produjo el 27 de junio de 2006 y la del tramo Conil-Vejer tuvo lugar el 29 de enero de 2007.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios