Ponencias de altura para un constitucionalista de primera

  • Javier García Fernández y López Guerra hablan del 155 y de la Justicia en la UE

El juez de Derechos Humanos del Tribunal Europeo de Derechos Humanos Luis López Guerra se dirige al público ayer. El juez de Derechos Humanos del Tribunal Europeo de Derechos Humanos Luis López Guerra se dirige al público ayer.

El juez de Derechos Humanos del Tribunal Europeo de Derechos Humanos Luis López Guerra se dirige al público ayer. / vanesa lobo

La mañana fue un verdadero 'lujazo'. Ante la Audiencia, conformada por juristas y los alumnos más despabilados del Campus de Jerez, dos personalidades se plantaron ante la Audiencia para hablar de sus especialidades. Se trató de Javier García Fernández (catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad Complutense) y Luis López Guerra (catedrático de Constitucional de la Universidad Carlos III y juez del Tribunal Europeo de Derechos Humanos con sede en Estrasburgo).

Ambos, cada uno a su forma, con décadas de sabiduría, hicieron dos cosas: de un lado recordar sus amos mozos "con un joven progresista, demócrata y antifranquista de los de cuando Franco estaba vino", y de otro ofrecer sendas lecciones magistrales.

El primero, Javier García, lo hizo sobre las cláusulas de excepción que debe tener los ordenamientos constitucionales. Luis López Guerra lo hizo sobre la forma en que las resoluciones del Tribunal Europeo de Derechos Humanos afectan (o benefician más bien) a España como Estado.

Previamente, el moderador, Miguel Revenga, habló de las virtudes de Luis García Ruiz: "Es un gran catedrático que hace sencillas las cosas difíciles. Hay otro tipo de personas que hacen difíciles las cosas fáciles". Igualmente, tuvo un gran detalle al recordar sus años de estudiante cuando, haciendo referencia al más conocido microcuento de la historia, dijo al público: "Cuando desperté al Derecho Constitucional Luis García ya estaba allí". Revenga consideró "una injusticia" que las universidades públicas se permitan perder tanto talento por cuestiones de edad y se permitan además el lujo de prescindir de personas como Luis García.

Javier García resumió su interesante intervención en un mensaje claro: "El 155 (en la crisis catalana) ha funcionado pero debemos reconocer en cualquier caso que no disponemos de artículos para situaciones de riesgo completo del Estado". Se refirió por ejemplo al artículo 16 de la Constitución Francesa, que permite al Estado responder con toda la fuerza del mandamiento jurídico a quien ataque a la República Francesa. "Tuvimos la ocasión, pero en el 78 las consecuencias de la Dictadura estaban aún muy frescas", vino a señalar.

Por su parte, López Guerra demostró a los asistentes la forma en la que el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo interviene en la Justicia nacional. Disertó sobre casos de escuchas telefónicas que llevaron a esta corte a considerar que el juez en España tenía un poder omnímodo a este respecto. Recordó sentencias, insistió en el mayor valor del Tratado sobre la Ley nacional y recordó un hecho simpático aunque, en su momento, duro. Fue juzgado en rebeldía por el Tribunal de Orden Público de Franco. "Era más que culpable. Luis me defendió y salí absuelto". Ahí es nada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios