Piedras contra Policía y Guardia Civil en el registro de una casa en Jerez

Efectivos de la Guardia Civil y del Cuerpo Nacional de Policía realizaron ayer por la tarde un registro en uno de los domicilios de la calle Zahara de Jerez de la Frontera, más conocida como la calle Zeta, que pertenece a uno de los detenidos por distintos delitos cometidos en la provincia con armas de fuego, entre ellos el asesinato de la joven Tamara Leyton en Puerto Real.

El registro domiciliario comenzó a partir de las 17:15 horas y en todo momento, al tratarse de una de las zonas más conflictivas de la ciudad y conocida especialmente por la incesante venta de drogas, se contó con el apoyo de unidades de élite de la Policía Nacional con el objeto de que no se entorpeciera la operación en ningún momento.

De hecho, dos grupos de efectivos apostados a uno y otro lado de la calle dejaban actuar al resto de compañeros de la Benemérita y del Cuerpo Nacional de Policía con facilidad. Los agentes hallaron objetos y joyas que presumiblemente proceden de robos en algunas casas de El Marquesado y otras zonas objeto de atracos por esa banda.

Como es habitual cada vez que se emprenden registros policiales en esa zona de Jerez, los vecinos comenzaron a concentrarse alrededor de los agentes y en determinado momento, según apuntó la misma Policía Nacional, llegaron a lanzarles piedras y a insultarles.

Según fuentes cercanas a la investigación, tanto el fallecido como los dos heridos y el detenido en la operación de ayer en Alcalá son naturales de Sevilla, pero desde hace tiempo están afincados en Jerez, población que habrían escogido para establecerse, dado que en la capital hispalense su historial delictivo es bastante conocido.

El dispositivo conjunto puesto en marcha este fin de semana por Policía Nacional y Guardia Civil lo componía un numeroso grupo de patrullas. De hecho, la operación se había puesto en marcha en la noche del jueves, y consistió en un gran número de controles en toda la provincia, en las comarcas de la Sierra, La Janda y la Bahía. Incluso se utilizaron unidades aéreas.

Desde hace semanas, coches camuflados habían seguido la pista de los sospechosos, y este fin de semana, las fuerzas de seguridad habían salido decididos a cazar a los peligrosos delincuentes, que habían escapado más de una vez al cerco policial. Síntoma de ese empeño y esfuerzo policial es, entre otras cosas, que el vehículo que fue interceptado ayer de madrugada había sido señalado con una baliza para su seguimiento mediante el sistema GPS.

La total sintonía y colaboración entre los dos Cuerpos, Policía y Guardia Civil, ha dado por fin resultados positivos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios