Parte de Purullena se destinará a dependencias municipales

  • Se van a invertir 445.000 euros para adecuar el antiguo palacio de Cargadores. Las dependencias son del Ayuntamiento en base a un acuerdo con la Fundación Goytisolo

Una nueva actuación está prevista en el Palacio de Purullena, en esta ocasión en la zona nordeste de la casa señorial que antaño perteneciera a Agustín Ramírez y Ortuño. Tras concluir prácticamente la reparación de la mayor parte de la crujía principal con fachada a la calle Cruces, donde se han mantenido en gran parte sus elementos primitivos, queda por recuperar otra zona cuyo interior fue demolido casi en su totalidad en febrero de 2006, y que se encuentra a espaldas de la escalera señorial del palacio.

Esta zona mantiene de su estructura primitiva la sobria fachada de piedra a la calle Cruces, con balcones y enrejados, donde conserva una cruz de madera que formaba parte de un antiguo Vía Crucis que recorría esta calle del Barrio Alto. Esta zona de Purullena es propiedad del Ayuntamiento, y fue mostrada a los medios de comunicación durante una visita organizada a principios del año 2006 por el entonces concejal de Cultura Enrique Moresco, acompañado por el arquitecto Antonio Villanueva, anunciando ya entonces que este enorme inmueble se dividiría en tres partes: una destinada a la Fundación Goytisolo, otra que será visitable y estará abierta al público, y que comprenderá la zona mejor conservada del caserón; y una última, correspondiente a la que se va a recuperar ahora, que se destinaría a uso municipal, y donde entonces se anunció que se instarían dependencias del área de Cultura. Es precisamente para esta parte del edificio donde el Ayuntamiento ha presentado un proyecto con cargo al Fondo Estatal de Inversión, cuyo objetivo es la reactivación económica del sector de la construcción mediante obras de interés público.

La inversión para este nuevo proyecto en el Palacio de Villarreal y Purullena asciende a 448.958 euros, es decir 74.700.326 pesetas, que servirán para concluir las dependencias y dejarlas en bruto, a la espera de que en un momento posterior se puedan llegar a terminar esta actuación.

Estas obras según queda recogido en el paquete de actuaciones previsto en los fondos anticrisis, comenzarán el 22 de mayo de 2009, mientras la finalización será siete meses más tarde, es decir el 22 diciembre de este mismo año en curso. Y es que uno de las condiciones impuestas en estas iniciativas sufragadas con fondos del Gobierno Central es que las obras no pueden extenderse durante más de doce meses y además deben generar empleo. En esta ocasión, los honorarios del arquitecto redactor del proyecto (que ya está concluido), el seguimiento y la dirección de obras corren por cuenta del Ayuntamiento, que a finales de diciembre pasado aprobó una ampliación de créditos para incluirlos en los Presupuestos, para hacer frente a estos compromisos, ya que una parte de las obras tendrá que abonarlas el propio Ayuntamiento.

Esta zona de la antigua casa palacio de Agustín Ramírez Ortuño, pertenece al Ayuntamiento a raíz de un convenio firmado entre el propio Consistorio y la Fundación Goytisolo, cuya rúbrica se efectuó para poder optar a fondos de la Unión Europea con destino a la rehabilitación del palacio de Cargadores. Además, esta zona cuenta con una entrada independiente desde la calle Cruces, por lo cual, aunque todavía no se ha decidido las dependencias municipales que se ubicarán en dicho lugar, podrán funcionar de forma autónoma, sin relación con el resto de la casa palacio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios