El nuncio del Papa nombra al obispo de Jerez arzobispo castrense de España

  • Monseñor Juan del Río tendrá rango de general de división y a su cargo estará la asistencia espiritual de las tropas

Comentarios 2

Monseñor Juan del Río Martín, obispo de la Diócesis de Jerez-Asidonia, dio a conocer ayer de forma pública su nombramiento como arzobispo castrense de España, lo que viene a erigir al actual prelado jerezano como el máximo representante de todos los capellanes militares de las fuerzas armadas españolas, tanto aquellos que desempeñan su labor en España como en los países donde éstos asisten a tropas en misión de paz. Fue el nuncio del Papa en España y Portugal, monseñor Manuel Monteiro de Castro, quien le comunicó dicho extremo. Fue exactamente el 27 de junio cuando el obispo jerezano se enteró de forma oficial, si bien ayer reconoció que "ya el 24 de junio me llegó algo a este respecto y me llevé el mayor susto de mi vida".

Juan del Río Martín, que a partir de ahora tendrá rango de general de división, estuvo acompañado ayer por su amplísimo equipo de colaboradores en el Palacio de Bertemati mientras daba a conocer los detalles de su nombramiento. Allí estuvieron, entre muchas otras personas, buena parte de la curia local, colaboradores del Obispado, seglares, el Cabildo Catedral y hasta el comisario del Cuerpo Nacional de Policía, Andrés Garrido, al ser esta fuerza la más cercana al actual Obispado.

Las labores eclesiásticas del actual obispo de Jerez le llevarán, ya hecho arzobispo, a cualquier lugar del mundo donde haya destacadas tropas españolas, si bien su 'cuartel general' estará en Madrid. Será entre la capital española y Jerez desde donde dirija los destinos de la Diócesis jerezana mientras se nombra un sustituto, algo para lo que pueden faltar "unos días o quizás hasta años", señalaron ayer a este medio fuentes oficiosas del Obispado.

Muy emotivo resultó, especialmente, el momento en el que Juan del Río, en su discurso de agradecimiento, revivió los momentos que precedieron y siguieron a su ordenación como obispo jerezano: "Sentí temor y temblor ante la misión encomendada y ahora, ocho años después, me llegan nuevos retos para servir a la Iglesia como merece ser servida".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios