El PSOE rechaza la Alcaldía de Barbate que le pone en bandeja el PP

  • Los socialistas se niegan a respaldar una moción de censura contra el PA que apoya el resto de la oposición

Imagen del pleno de Barbate del pasado mes de septiembre. Al fondo, el alcalde, Miguel Molina. Imagen del pleno de Barbate del pasado mes de septiembre. Al fondo, el alcalde, Miguel Molina.

Imagen del pleno de Barbate del pasado mes de septiembre. Al fondo, el alcalde, Miguel Molina. / manuel aragón pina

Comentarios 1

El PSOE no quiere recuperar la Alcaldía de Barbate. O, mejor dicho, no la quiere recupera ahora, en un contexto muy negativo tanto por la situación de las arcas municipales como por la tremenda fragmentación política que presenta la Corporación barbateña. Ésta es al menos la conclusión a la que han llegado todos los partidos de la oposición que, liderados por el PP, han propuesto al PSOE suscribir una moción de censura que quite de la Alcaldía al andalucista Miguel Molina para poner en su lugar a un edil socialista, pero que se han encontrado con la negativa rotunda del primer partido de la oposición, que ni siquiera quiere sentarse para seguir hablando de esta opción.

De esta manera, y salvo sorpresa inesperada, Molina tiene garantizada su continuidad como máxima autoridad municipal de Barbate hasta, al menos, las elecciones municipales de mediados de 2019, aunque lo hará con una minoría muy pronunciada, ya que en el gobierno local sólo están el alcalde y otros cinco ediles andalucistas, cuando la Corporación barbateña cuenta con 21 concejales.

La propuesta de moción de censura tenía en principio el respaldo de los cuatro concejales del PP, los tres de Somos Barbate -una formación de carácter localista que nada tiene que ver con Podemos-, el único representante de IU y las dos concejalas no adscritas que abandonaron las filas del PA por discrepancias con la forma de actuar del alcalde. Pero, pese a sumar 10 votos en total faltaba aún, como mínimo, un apoyo más, por lo que la implicación del PSOE, que tiene cinco representantes, era necesaria desde todos los puntos de vista. Pero los socialistas han esquivado esta posibilidad al entender que la misma era un "caramelo envenenado" en unos momentos muy complicados en la localidad barbateña.

La negativa de los socialistas se ha mantenido pese a que los promotores de la moción de censura le habían ofrecido al PSOE acceder a la Alcaldía que perdieron a mediados de 2015. Eso sí, la única condición previa era que el elegido no podía ser ni Rafael Quirós, ex alcalde, ni Antonio Domínguez Tocino, ex delegado de Urbanismo. Las miradas, por tanto, se dirigieron desde un primer momento hacia la portavoz del grupo socialista, María Dolores Varo, ahora mismo diputada provincial encargada del área de Turismo.

El portavoz local del PP y ex parlamentario andaluz, José Manuel Martínez Malia, reconoció en declaraciones a este periódico todos estos contactos que finalmente han resultado fallidos. E igualmente subrayó que los cuatro concejales del PP en Barbate tenían el visto bueno de la dirección provincial de su partido para firmar a favor de un alcalde del PSOE "porque todos entendíamos que eso era bueno para Barbate, que está sufriendo un desgobierno cada vez más preocupante", apostilla.

Miguel Molina, que ya se ha integrado en las filas de Andalucía por Sí (AxSí), gobierna en minoría en Barbate desde 2015. En estos dos años se ha rumoreado desde su integración en el PP hasta el cierre de un pacto de gobierno con el PSOE, pero nada de eso cuajó. El propio alcalde propuso igualmente conformar un gobierno de concentración en Barbate pero esa opción también fracasó.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios