La precampaña Primer cara a cara entre los principales partidos políticos

El PSOE gana en políticas sociales y el PP, en economía

  • Pizarro y Sanz empatan en el cara a cara de la APC, en el que el socialista destaca los cumplimientos de su partido y el popular resalta las carencias de la provincia

Comentarios 3

Los números dos del PSOE y del PP en Andalucía, los gaditanos Luis Pizarro y Antonio Sanz, respectivamente, empataron ayer en el primer cara a cara de relevancia de la presente precampaña electoral, organizado por la Asociación de la Prensa de Cádiz (APC) y celebrado en su sede.

De los cuatro bloques temáticos en los que quedó diseccionado el debate, dio la impresión de que el dirigente del PSOE ganó la partida en el análisis de las políticas sociales desarrolladas en esta legislatura. Sanz, por el contrario, pareció el triunfador en la disputa dialéctica sobre la situación económica de la provincia, con el desempleo como principal caballo de batalla. La pugna en los otros dos bloques (el Estatuto de Autonomía y las infraestructuras) se dilucidó sin un triunfador claro.

Moderado por el periodista de Canal Sur Fernando Pérez Cabrales, el cara a cara mostró a dos animalespolíticos expertos en estas lides y que en muy pocas ocasiones se salieron del guión fijado por sus partidos. Pizarro, por ejemplo, repitió el mensaje de que el PSOE había cumplido sus compromisos electorales de 2004, mientras que Sanz hizo continuas referencias a las carencias que él detecta en la provincia de Cádiz y en Andalucía.

Eso sí, las formas utilizadas por uno y otro se diferenciaron en mucho. Sanz demostró sus dotes de orador explotadas en el Parlamento andaluz, interrumpió en más ocasiones a su adversario, aprovechó para vender los compromisos de su partido mirando a la cámara y sustentó algunas de sus afirmaciones mostrando gráficos y documentos. Pizarro, por su parte, se mostró como un orador más a la antigua usanza, respetó casi siempre los turnos de su rival, prefirió su memoria a los papeles a la hora de exponer cifras y datos y, cuando lo necesitó, echó mano al recurso que sabe que más duele a los populares: las referencias a las ideologías de la izquierda y la derecha.

En el primer bloque del debate, el del nuevo Estatuto de Autonomía, Pizarro lo calificó como un instrumento fuerte para el autogobierno, destacó que Chaves fue el primer presidente autonómico que planteó este debate en España y resaltó como primer avance el pago de la deuda histórica, ya cuantificada y comprometida por el Gobierno central. Sanz, por su parte, recordó el apoyo del PP a este nuevo Estatuto, aunque consideró que en su primer año de vigencia no ha dado solución a los grandes problemas de Andalucía.

En infraestructuras las posturas fueron opuestas. El número dos del PP andaluz, por ejemplo, habló del "evidente fracaso y mentira del PSOE" tanto en materia de carreteras y vías férreas como en política de vivienda. "Los socialistas nos han robado el AVE", llegó a decir Sanz, quien citó igualmente los retrasos en obras como las autovías Vejer-Algeciras, Arcos-Antequera, Ubrique-Manilva o el nudo de Tres Caminos, cifrando en doce años la media de tiempo de las administraciones socialistas para acabar una obra.

La liberación de un tramo de la autopista de peaje Cádiz-Sevilla fue uno de los argumentos esenciales usados por Pizarro, quien afirmó que el PSOE "ha solucionado las carencias en infraestructuras" y que en 2011 "Cádiz será la provincia mejor conectada". También recordó la finalización de autovías como la Jerez-Los Barrios, la Jerez-Arcos o la Jerez-Sanlúcar, además del desdoble de la antigua N-340 hasta Vejer.

En lo que a la economía y el empleo se refiere, Pizarro habló de "gestión brillante" de su partido, ya que en Andalucía, dijo, se ha creado el 19 por ciento del empleo surgido en España en esta legislatura y se ha superado el compromiso de tener más de tres millones de empleados. Y valoró positivamente las soluciones dadas a las crisis "durísimas" tanto de los astilleros como de Delphi.

Precisamente, el cierre de empresas, junto con la ausencia de suelo industrial, los 113.000 parados actuales y los altos impuestos para los empresarios fueron los recursos de Sanz para hacer hincapié en el "desierto industrial" en el que considera que se ha convertido la provincia.

El debate -que fue a puerta cerrada por falta de espacio y que sólo pudo seguirse por televisión- acabó con las valoraciones sobre políticas sociales. Sanz reconoció que ha habido avances en Andalucía "aunque menos que en otras comunidades", lamentó el mal desarrollo de la Ley de Dependencia, apoyada por el PP en el Congreso, y citó carencias en materias como la sanidad, la educación o la asistencia a mayores.

Pizarro, en cambio, dijo que Andalucía "siempre ha estado en la vanguardia" en avances sociales y recurrió a las "diferencias históricas" en este campo entre la izquierda y la derecha, "algo que notan los andaluces, que por eso confían siempre en el PSOE".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios