Nuevas opciones para los trabajadores de los astilleros afectados por amianto

  • Un bufete británico estudia abrir dos nuevas vías, una civil y otra de compensaciones

La posibilidad está cada vez más cerca. Sólo hace falta que se cumpla la más importante de las condiciones impuestas por el sindicato del metal de Comisiones Obreras: respaldo económico. Y en eso se afana estos días el bufete británico Irwin Mitchell, mediante un acuerdo con una compañía aseguradora inglesa que se haga cargo de todos los gastos de los procesos judiciales que se pretenden abrir por una nueva vía, la civil, para reclamar otro grupo de indemnizaciones a Navantia. Incluso si estos casos se pierden.

Porque ésta es la gran desventaja de esta vía, deben pagarse las costas del juicio, importes que no pueden asumir los afectados. Se trata de los familiares de los trabajadores ya fallecidos, grupo para el que se abre esta vía. El bufete ha optado por seguir este camino sólo con estos casos. Los de personas que murieron después de trabajar en contacto con el amianto en los astilleros gaditanos entre los 60 y los 80. De momento en la Bahía se estudian dos, uno del astillero de Cádiz y otro de la antigua Bazán.

Para sus familias se presenta de este modo una nueva posibilidad, compatible con la social, ya en marcha, pero con la gran diferencia de que las cantidades que pueden obtenerse son mucho mayores, ya que no dependen estrictamente del tiempo trabajado sino que tienen su base en el daño perpetrado y en la cuantía en la que éste se valore. Este importe, explica José María de Lorenzo, uno de los socios en España de este bufete, puede superar en algunos casos los cien mil euros, cifra difícilmente alcanzable por la vía social, que es con la que hasta ahora trabaja directamente Comisiones. De seguir adelante, estos dos serían los primeros casos en la provincia con los que se trabajaría esta nueva opción, la civil, y sentaría las bases para seguir adelante con otros en caso de tener éxito.

Por otro lado, este bufete también está iniciando una nueva línea de compensaciones con las empresas norteamericanas que suministraron amianto a los astilleros, que se han declarado en concurso de acreedores al no poder afrontar el pago de las indemnizaciones. Irwin Mitchell quiere incluir a trabajadores de las tres factorías dentro de la cartera de afectados por el mineral que proporcionaron estas firmas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios