Noriega culmina sus primeras Islas de Vistahermosa y planea 700 viviendas en Puerto Sherry

  • La constructora del grupo cordobés Sánchez-Ramade hace frente a la crisis con promociones exclusivas, de alto valor arquitectónico y en enclaves privilegiados

En una Bahía conformada por lenguas de tierra unidas naturalmente por marismas y artificialmente a través de vías de comunicación, la constructora Noriega ha encontrado el enclave idóneo para un proyecto cuyo nombre encierra toda su esencia: Islas de Vistahermosa. La empresa perteneciente al grupo cordobés Sánchez-Ramade ha culminado ya la primera fase de esta exclusiva promoción de viviendas ubicada entre la lujosa urbanización portuense y el siempre esperanzador Puerto Sherry.

El complejo actual, formado 60 viviendas (30 casas y 30 pisos y áticos) de altas calidades, es un auténtico paraíso residencial al que sólo se puede acceder por dos amplios túneles, que, además de protegerlo, ejercen una potente atracción sobre cuantos visitan la zona. Al otro lado, la paz, la tranquilidad más perseguida en estos días de voraz frenesí en el corazón de la Bahía.

La urbanización, diseñada por los arquitectos Ernesto Merello y Valentín de Madariaga, es un remanso de serenidad gracias a que está abrazada por un campo de golf de nueve hoyos entre los que se yergue un archipiélago de bajas edificaciones con viviendas de tres, cuatro o cinco dormitorios, de estilo moderno y luminoso, con equipamientos de madera maciza, cristal, mármol travertino, domótica y, lo más importante, sin un solo coche a la vista, ya que toda la circulación se desarrolla en el subsuelo. Este detalle y una red de cámaras de vigilancia con portero garantizan la seguridad del recinto, según explican el director de desarrollo corporativo de Sánchez-Ramade, Luis Miguel Martín, y la directora comercial de Noriega, Victoria Gallardo, que hacen hincapié en que la protección se ha "cuidado al máximo", al igual que la integración en el entorno. Vegetación autóctona, lagunas artificiales y hasta caminos para permitir el paso natural de camaleones dan idea de la singularidad de esta promoción, cuya segunda fase, de 51 dúplex y áticos, ya está en construcción y prevé entregarse a principios de 2010.

La relevancia de Islas de Vistahermosa es que representa la puesta de largo de Noriega en la Bahía después de la edificación en Jerez del Coto del Altillo, de la que sólo restan las dos últimas fases. Junto a este proyecto, la constructora de Sánchez-Ramade ha iniciado ya el planeamiento de la finca La China y los terrenos de Puerto Sherry adquiridos hace dos años al empresario Joaquín Rivero. En total, 116.000 metros cuadrados de suelo y 80.000 de edificabilidad en "el puerto con más futuro y una de las zonas con más posibilidades de desarrollo de Andalucía". No en vano, el grupo "tiene puesta toda su ilusión" en este exquisito enclave, según reconoce Luis Miguel Martín, que explica que la idea inicial es derribar los bloques desnudos que se encuentran a medio edificar y dar paso a "un punto de referencia y prestigio" en la Bahía compuesto por 700 viviendas.

Además de El Puerto, la constructora tiene en marcha otro desarrollo en Torre Carbonera (San Roque), donde dispone de 304.000 metros cuadrados junto al campo de golf La Alcaidesa y pretende levantar otras 306 viviendas.

En suma, un millar de inmuebles que Noriega mantiene en su horizonte de expansión a medio plazo a pesar de la "delicada y complicada" situación del sector. Según Martín, la fórmula de supervivencia de la firma cordobesa es su política de promociones intermedias, más fácilmente asumibles que las masivas, desarrolladas sobre suelos finalistas y en enclaves privilegiadas. Además, la constructora ha apostado por las calidades altas, con la arquitectura como principal sello de distinción, y con "muy poco producto de costa enfocado sólo a la segunda vivienda", que es el segmento más perjudicado hasta ahora por la recesión inmobiliaria, según argumenta Victoria Gallardo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios