Muere electrocutado en plena clase un profesor de una escuela taller

  • El fallecido, monitor de electricidad, recibió una fuerte descarga al empalmar unos cables delante de los alumnos del programa que rehabilita una finca en Bornos

El monitor de electricidad de la escuela taller Casa de los Ordóñez, en Bornos, Francisco Javier García Jiménez, natural de Arcos, casado y de 37 años de edad, murió ayer electrocutado cuando manipulaba unos cables cuando impartía clase a un grupo de alumnos en la planta primera de esta finca de típica arquitectura señorial que se halla en plena rehabilitación.

El profesor, que era trabajador de la Mancomunidad de Municipios de la Sierra de Cádiz, sufrió el accidente laboral sobre las dos menos cinco de la tarde cuando se encontraba ensamblando un cable de la instalación eléctrica del edificio delante de seis alumnos, con edades comprendidas entre los 16 y los 25 años, como parte de una de las actividades de la clase práctica que impartía en esos momentos.

Se da la circunstancia que la localidad había amanecido con un apagón eléctrico, dejando a sus habitantes sin luz desde las cinco de la mañana hasta, al parecer y según algunos testimonios, las dos de la tarde, justo la hora en la que se registró el fatal accidente que le costó la vida al monitor.

De hecho, uno de los testigos del infortunio declaró ayer a Diario de Cádiz que mientras estaban manipulando los cables, no sabían si había vuelto la luz. En concreto, un chaval, menor de edad, era el que se encontraba en esos momentos trabajando con los cables. La gravedad en el rostro del alumno narrando la historia lo decía todo. Cuenta la secuencia del fatal momento de la siguiente manera: "Yo estaba pelando los cables para empalmarlos y me dijo (el monitor) 'déjame a mí que yo lo hago'".

Un instante después, Francisco Javier García Jiménez caía fulminado al suelo por la descarga que recibió al haberse restablecido ya el suministro eléctrico. El profesor además se hizo una brecha en la cabeza como consecuencia del impacto.

Nada pudieron hacer ni los chavales ni los servicios de emergencia sanitarios, que se trasladaron poco después hasta el lugar, por este trabajador que tristemente es la primera víctima de este año que muere en accidente laboral en la Sierra de Cádiz.

Los servicios médicos que se trasladaron hasta la sede del edificio señorial de la Casa Ordóñez, ubicada en la calle Granada, trataron de reanimar al accidentado en varias ocasiones sin éxito. Aunque inconsciente, el equipo médico pudo en varias ocasiones encontrarle el pulso, por lo que se albergó cierta esperanza para su traslado urgente en helicóptero hasta un centro hospitalario que finalmente no se pudo materializar, certificándose su muerte en el mismo lugar de los hechos.

Hasta la Casa de los Ordóñez llegaron también el juez de zona, un forense y un inspector laboral para recabar información y pruebas, además de efectivos de la Guardia Civil y la Policía Local.

A las cinco y cuarto de la tarde, los restos mortales del monitor salían de este inmueble en dirección a Cádiz, donde se le practicará la autopsia, en medio de la conmoción y el silencio de vecinos que se agolpaban en las aceras, familiares, compañeros de trabajo y alumnos.

Un silencio roto sólo por los lamentos y el llanto de la propia esposa del finado, quien se acercó hasta el mismo lugar tras conocer la fatal noticia y que permanecía en una de las estancias de la casa sin consuelo pero arropada por familiares y amigos. Precisamente el matrimonio iba a comenzar una nueva etapa en su vida ya que estaban en proceso de adopción de un niño.

Ahora las investigaciones policiales tendrán que despejar las incógnitas sobre este suceso que conmovió ayer a todo el pueblo de Bornos y a la plantilla de trabajadores del ente mancomunado.

La gestión de esta escuela, de dos años de duración, corre a cargo de la Mancomunidad de Municipios de la Sierra y está financiada por el Servicio Andaluz de Empleo de la Junta de Andalucía.

El fallecido era hermano de Fernando García Jiménez, un conocido empleado municipal del Ayuntamiento de Arcos y destacado miembro de la sección sindical de Comisiones Obreras en este pueblo serrano. A su vez, era primo del actual concejal de Seguridad Ciudadana y Tráfico, Fernando Mancheño.

Hasta el lugar de la tragedia se desplazaron igualmente el alcalde del municipio, el popular Fernando García Navarro, y representantes de la empresa mancomunada, como el gerente Cristóbal Gómez y otros responsables.

Las obras de rehabilitación en la Casa de los Ordóñez se paralizarán hasta el próximo día 4 de febrero en señal de luto por el fallecimiento del monitor. Ni alumnos ni profesores acudirán a este establecimiento expresando, así, su dolor por la pérdida. Un cartel en la puerta testimoniaba a última hora de ayer el dolor de todos. Francisco Javier García Jiménez llevaba como monitor un año en la escuela taller Casa de los Ordóñez, que forma a unos 35 alumnos de Bornos en un oficio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios