"No somos Latin kings"

  • Los jóvenes chiclaneros detenidos por empuñar armas y fumar porros en un vídeo de 'Youtube' aseguran que sólo son un grupo de amigos y que "todo era un juego"

Comentarios 13

Los vídeos del rapero Bestbassstard pasarían desapercibidos entre las millonadas del portal Youtube de no ser porque sus protagonistas, un grupo de jóvenes chiclaneros, posan entre rima y rima con armas cortas y fumando espléndidos porros a cara descubierta . La Guardia Civil les cazó la semana pasada en una operación que se saldó con dos detenidos y cinco imputados. Uno de los últimos, Roberto C.B., quiso defender ayer que "no son una banda de delincuentes sino un grupo de amigos", y que "todo lo que ha pasado es la consecuencia de un juego". Esta misma mañana declarará, con los demás, en la Audiencia Provincial de Cádiz.

En el suceso, relata Roberto, hay un personaje decisivo: Bestbasstard, que "no es el nombre de una banda" como apuntó la Guardia Civil, sino el sobrenombre del "güí", de J.G.I.A.; un chileno "que andaba de aquí para allá" y al que habían conocido hace algunas semanas; un joven de 24 años cantante de hip hop y coleccionista de armas, de réplicas.

El artista en cuestión terminó hospedándose en casa de otro de los detenidos, F.J.A.B., de 23 años, y es allí donde todos se reunían, cantaban y fumaban, y donde Bestbasstard sacaba sus pistolas y las exhibía, recreando el modo de vida del hip hop marginal americano. Un escenario. "Allí se grabaron algunos vídeos, tomas falsas, bromas, cosas para nosotros, como cualquier grupo de amigos... lo que no nos imaginábamos es que después todo eso se iba a montar en un vídeo y se iba a subir a internet sin que nosotros supiéramos nada y sin nuestro permiso", se lamenta Roberto.

En los tres o cuatro vídeos que han servido de tarjeta de visita de los presuntos delincuentes para la Guardia Civil se suceden los recorridos por las calles de Chiclana a pie o en coche, pedruscos quemados, caladas, imágenes de botellones y fiestas, y armas, bien desplegadas sobre una mesa como si de una incautación policial se tratase, bien en manos de algunos de los jóvenes, en casa y también en la calle. "Fue un fallo, fue un fallo sacar las armas a la calle", admite ahora Roberto. Ése fue el detonante de la intervención de la Guardia Civil.

El viernes, agentes del Instituto Armado registraron la casa de F.J.A.B. en la calle Arenal, la vivienda en la que también se hospedaba Bestbasstard, e incrementó con material de peso sus pruebas sobre el supuesto delito: cinco réplicas de armas (tres detonadoras, un revólver y un subfusil), 200 cartuchos de munición real para armas reglamentarias de las Fuerzas Armadas -calibres 7.62, 5.56 y 9 milímetros-, varias plantas de marihuana -que también aparecen en alguno de los vídeos- y utensilios para su manipulación. Los dos jóvenes fueron detenidos por supuestos delitos de depósito ilegal de munición y contra la salud pública, y otros cinco figurantes del vídeo resultaron imputados.

Roberto recalca una y otra vez su versión de los hechos: "Nosotros no somos 'Latin Kings', ni atracamos, ni violamos ni matamos...", y lamenta que el torpe juego se haya convertido en "un grandísimo marrón".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios