La Junta suprime los refuerzos en el Instituto de Medicina Legal

  • Cesan dos forenses y un auxiliar aunque la espera para peritajes es de 50 días

La decisión de la Junta de Andalucía de suprimir el personal de refuerzo en el Instituto de Medicina Legal, encargado de realizar todas las autopsias en la provincia así como los requerimientos de todos los juzgados que precisen la intervención de un forense, ha provocado un fuerte malestar en las instalaciones.

Hace más de un año que la delegación provincial de la Consejería de Justicia, a cuyo frente se encuentra la socialista Blanca Alcántara, decidió incrementar la plantilla del Instituto con personal de refuerzo para atender la abultada lista de espera que arrastraba en lo que en el argot se conoce como Clínica, esto es, las demandas que puedan precisar la intervención de un médico forense como pueden ser peritajes y atenciones para casos de violencia de género, entre otras. Para ello, se incorporaron a la plantilla dos médicos forenses y un tramitador, un auxiliar encargado fundamentalmente de realizar todo el papeleo. Y ahora, aunque los casos pendientes siguen siendo muchos, la Junta ha decidido quitar esos refuerzos, lo que ha provocado las quejas del personal, que lo atribuyen a una política de recortes motivada por la crisis.

La delegada provincial de Justicia, cuestionada por este diario, ha aseverado empero que los refuerzos suprimidos han sido sólo dos, y no tres como apuntan otras fuentes. Según Alcántara, sólo han cesado un forense y un tramitador, al considerarse que la plantilla actual "es suficiente". La delegada indica que en Cádiz hay 22 forenses, y en la sección del servicio emplazada en el Campo de Gibraltar, seis. Y es a esta zona donde ahora se ha decidido enviar un forense como refuerzo, al tener que afrontar allí el personal muchas guardias.

Sin embargo, otras fuentes consultadas por este diario aseveran que la plantilla actual entre Cádiz y Campo de Gibraltar es de sólo 25 forenses. Aseguran además que están sobre saturados de trabajo y que, tras la marcha del tramitador de refuerzo, son ellos los que se ven obligados a cumplimentar el papeleo. Todo ello está conllevando que la lista de espera, lejos de disminuir, haya ido en aumento, hasta el punto de que se han dado casos de demandas realizadas desde Chiclana, de un forense para un peritaje por un accidente, que no han podido ser atendidas hasta tres meses después.

La delegada de Justicia, sin embargo, afirma que estos tiempos son "completamente inciertos". Según la información que ella aporta, el tiempo de espera para peritajes es "entre 40 y 50 días", si bien se apresura a restar importancia a la demora porque, como explica, "los juicios suelen retrasarse al menos ocho meses, y más, obligando a veces a tener que realizarse un nuevo peritaje". Así las cosas, Alcántara cree que no es preciso ahora mismo volver a reforzar la plantilla de Medicina legal "porque el refuerzo se creó, no sólo porque la lista era amplia, sino porque había que computar vacaciones, y ya han estado tiempo de sobra".

Otra prueba más de la abismal diferencia entre sus estadísticas y las del personal: Alcántara dice que se hacen "120 autopsias al año". Fuentes de toda solvencia dicen que son casi 600.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios