La Junta exige un refuerzo policial y el Gobierno insiste en el Comisionado

  • Susana Díaz y Antonio Sanz protagonizan un nuevo cruce dialéctico por la escalada del narcotráfico

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, y el delegado del Gobierno en la región, Antonio Sanz, en un acto reciente. La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, y el delegado del Gobierno en la región, Antonio Sanz, en un acto reciente.

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, y el delegado del Gobierno en la región, Antonio Sanz, en un acto reciente. / erasmo fenoy

Nuevo rifirrafe entre la Junta de Andalucía y el Gobierno central a cuenta de la situación de la seguridad ciudadana y también en el ámbito social en el Campo de Gibraltar. La presidenta de la Junta, Susana Díaz, exigió ayer al Ejecutivo un refuerzo urgente de las fuerzas del orden mientras que el delegado del Gobierno en la región, Antonio Sanz, sacó de nuevo a la palestra la iniciativa de constituir un comisionado especial para La Línea que planteó por primera vez en junio de 2017.

Susana Díaz reclamó "un compromiso claro y nítido" para contar con los agentes de Policía Nacional y Guardia Civil necesarios en la comunidad. "Aquí hay que dejarse ya de historias y lo que tiene que mandar es más efectivos", manifestó. Según Díaz, "en los últimos años, Andalucía ha perdido en torno a mil policías nacionales y mil guardias civiles, prácticamente un 6% de la plantilla".

La presidenta regional, en el caso del Campo de Gibraltar, instó al Ministerio del Interior a "escuchar a los profesionales, a los alcaldes, a todos los colectivos y entenderán que una zona como esta merece y necesita la dotación de efectivos suficientes para que los ciudadanos se sientan protegidos". Sobre las cartas cruzadas con el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, relató que replicó por responsabilidad. "Evidentemente, si me manda una carta, se la voy a contestar, pero esto no es una cuestión de cartas van y vienen; no. Es una cuestión de responsabilidad con la seguridad de los ciudadanos, que merecen tener los efectivos que necesitan y que lo que se está produciendo en el Campo de Gibraltar no se puede acostumbrar ningún Gobierno a que esa situación sea la que es", declaró la presidenta.

Desde el Gobierno, Antonio Sanz volvió a pedir a la presidenta Díaz la puesta en marcha de un Comisionado especial para la ciudad de La Línea en el que participen todas las administraciones. También que se declare como zona de especial necesidad social, económica y en materia de empleo a la ciudad y especialmente a determinadas barriadas y zonas. Sanz resaltó que los problemas de La Línea "no son sólo de seguridad", por lo que no se pueden resolver "sólo con más Policía o guardias civiles".

Sanz sostuvo que "se equivoca" y "desenfoca" la realidad "quien piense que la situación de La Línea es un problema sólo policial y de seguridad".

El delegado del Gobierno recalcó que La Línea presenta problemas sobre asuntos en los que "el 80% de las competencias" dependen de la comunidad autónoma. "Son educativos, sociales, económicos, de empleo, de formación, de vivienda, de transporte, medioambientales y de comunicaciones. Pensar que en La Línea se van a solucionar los problemas sólo con más policía es no tener ni idea de los problemas", dijo. Por ello, Sanz conminó a Díaz a que "en vez de buscar la confrontación con el Gobierno de España en un tema como éste, ponga en marcha el Comisionado especial".

En cuanto a los medios de seguridad, zanjó el asunto al asegurar que se reforzarán "con los medios que sean necesarios".

Tras este cruce de declaraciones, el vicepresidente andaluz, Manuel Jiménez Barrios, exigió a Sanz que se vuelque con el problema de la violencia en el Campo de Gibraltar. "Si no está a la altura de lo que se espera, que lo deje", conminó. Jiménez Barrios sostuvo que la posición del Gobierno supone negar la evidencia de un problema de seguridad ciudadana de primer orden.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios