La Junta no quiere que se vaya a ritmo de "golpetazos"

  • Jiménez Barrios exige al Gobierno que evite que se "incendien" los puertos después de los años que ha tenido para negociar una salida

La presidenta de la Junta, Susana Díaz, trasladó ayer, en plena calle, a los estibadores de Algeciras que estará "vigilante" para que haya diálogo y se busque el acuerdo. La presidenta de la Junta, Susana Díaz, trasladó ayer, en plena calle, a los estibadores de Algeciras que estará "vigilante" para que haya diálogo y se busque el acuerdo.

La presidenta de la Junta, Susana Díaz, trasladó ayer, en plena calle, a los estibadores de Algeciras que estará "vigilante" para que haya diálogo y se busque el acuerdo. / efe

Comentarios 0

El vicepresidente de la Junta de Andalucía, Manuel Jiménez Barrios, ha exigido este jueves al Gobierno central que "no vaya a golpetazos" con los estibadores y ha reclamado que, después de los años que ha tenido para negociar, evite que los puertos "se incendien".

Así lo dijo el también consejero de Presidencia en una entrevista radiofónica, recogida por Europa Press, al hilo del conflicto creado en la estiba de los puertos españoles ante la necesidad de cumplir los requerimientos fijados en la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE).

Jiménez Barrios dijo que, "más allá de análisis simples, hay que leerse la sentencia europea" y, tras recalcar que ésta debe respetarse, incidió en que la misma "no dice que los trabajadores que tienen actualmente una empresa en la que participan todos y que todo el mundo dice que tienen unos sueldos, pasen de esos sueldos a una empresa de trabajo temporal con 800 euros al mes".

Además, censuró también que "el despido de esos trabajadores lo sufraguen, con dinero público, las autoridades portuarias", y defendió que bajo el intento de "liberalizar la estiba no puede esconderse una reconversión de personal tan dura como la que se pretende".

El número dos del Gobierno andaluz expuso que tras los años que el Ejecutivo nacional ha tenido para ha tenido para negociar el requerimiento europeo, no puede permitir ahora "que se incendien los puertos" y, concretamente sobre el de Algeciras, ha alertado de que "no puede incendiarse" porque huelgas como la que finalmente fue desconvocada "hacen que las empresas se vayan de él".

"El Gobierno no puede ir a golpetazos, tiene que negociar", concluyó el vicepresidente, que saludó de buen agrado el hecho de que que haya habido un aplazamiento en la reforma y con ello, más tiempo para la negociación.

Por su parte, la presidenta andaluza, Susana Díaz, trasladó ayer a los trabajadores de la estiba que estará "vigilante para que haya diálogo y acuerdo" entre los estibares, las empresas y el Ministerio de Fomento, y sostuvo que "cuando se quiere, se puede hablar" y que el puerto de Algeciras es "clave" para la Junta.

La dirigente socialista se pronunció en estos términos durante una reunión informal mantenida con los trabajadores del puerto de Algeciras en el Parlamento andaluz, minutos antes de acudir a la sesión de control en el pleno.

"Yo estoy ahí, ya lo sabéis. Estoy ahí para que todo salga bien. Lo que acordamos es que la sentencia europea hay que cumplirla, pero tiene que haber diálogo y acuerdo con todo el mundo. Cuando se quiere se puede hablar", dijo la presidenta a los miembros del comité de empresa del puerto de Algeciras.

En la conversación, ante los medios de comunicación, Díaz señaló también que estará "vigilante para que haya diálogo, acuerdo, porque el puerto de Algeciras es clave para nosotros".

"Sé lo que está pasando con las empresas que están diciendo que si no, se van a otros puertos y nos estamos jugando mucho ahí en el empleo y en todo. Algeciras es para nosotros un pulmón", consideró.

El presidente del comité de empresa del puerto de Algeciras, José Antonio González, confió en que las negociaciones den sus frutos y en que haya un acuerdo con la patronal en los próximos días, una vez que el Gobierno ha retrasado la aprobación del real decreto ley de reforma de la estiba que tenía previsto aprobar este viernes.

La reforma del modelo de estiba por imperativo europeo, que había desembocado en la convocatoria de tres días de huelga, ahora en suspenso, se juega a partir de ahora en dos tableros: el de la negociación colectiva entre patronal y sindicatos, y el del Congreso, que debe aprobar los cambios legales.

más noticias de PROVINCIA Ir a la sección Provincia »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios