La Junta anuncia ahora una mesa de seguimiento sobre el Guadalquivir

  • Siete meses después de aparecer los primeros síntomas de turbidez, la consejera de Medio Ambiente asegura desconocer aún las causas y lo achaca a un comportamiento "anómalo pero natural" del río

Comentarios 3

Siete meses después de que se detectaran las primeras muestras de turbidez del Guadalquivir, la consejera de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, Cinta Castillo, anunció ayer que su departamento ha establecido una mesa de seguimiento interadministrativa para resolver los problemas de turbidez y salinidad que presentan las aguas del río.

En su respuesta a una pregunta oral realizada en el Pleno del Parlamento andaluz, la titular del ramo indicó que esta mesa contará con el asesoramiento de expertos del Centro de Estudios Hidrográficos del Ministerio de Fomento del Comité Científico de Doñana 2005 y que estará compuesta por la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), la Demarcación de Costas del Ministerio de Medio Ambiente, Rural y Marino, la Consejería de Medio Ambiente y el puerto de Sevilla. E incluyó también a la Delegación Provincial de Agricultura y Pesca de Sevilla, pero no a la de Cádiz, pese a que los problemas del río han afectado de lleno a los riacheros de Trebujena, entre otros sectores profesionales afectados.

En su intervención, Castillo dijo desconocer las causas que han provocado la turbidez y la salinidad en el Guadalquivir, pese a que es un problema que es visible desde el pasado mes de noviembre. Pese a este desconocimiento del origen del problema, la consejera sí negó que se deba a un vertido y se decantó por un comportamiento "anómalo pero natural" del río. Ello puede deberse, abundó, al comportamiento de las mareas, a la "intensa sequía" o a las condiciones aerodinámicas del Guadalquivir. No obstante, subrayó que "no hay ninguna determinación que nos indique que la causa no sea natural".

Cinta Castillo dijo que su departamento trabaja "a diario" en la vigilancia de la calidad de las aguas y que hasta el momento se han realizado un total de 1.876 análisis de muestras.

La intervención de la consejera de Medio Ambiente fue contestada desde las filas del Partido Popular (PP) y de Izquierda Unida (IU). El parlamentario del PP por Cádiz Jorge Ramos apuntó que Castillo "falta al respeto" a los sector pesquero, marisquero, arrocero y a las piscifactorías, que son los principales afectados. También dijo no entender cómo después de siete meses de que se detectaran los altos niveles de salinidad y turbidez " la Consejería sigue sin saber a qué se debe". Jorge Ramos consideró que este problema es "muy grave" y que está suponiendo una "clara alteración" del ecosistema de la zona.

Por su parte, el parlamentario de IU José Antonio Castro subrayó que la salinidad "sigue aumentando" en el río, por lo que exigió a la Consejería de Medio Ambiente que empiece a dar respuestas por el "grave daño económico y natural" que, según dijo, se ha producido, así como también depurar responsabilidades. Al hilo de esto criticó que tanto la CHG como la Demarcación de Costas y la Agencia Andaluza del Agua "hayan dicho que no tienen competencias" en esta cuestión.

La Junta de Andalucía anunció ayer que, en el marco de la mesa de seguimiento administrativa sobre el río, la Agencia Andaluza del Agua realizará una batimetría para detectar la existencia de variaciones morfológicas del río y que el Centro de Estudios Hidrográficos del Ministerio de Fomento analizará todos los parámetros que influyen en el tapón salino del estuario del río.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios