Juicio a tres acusados de obligar a 13 inmigrantes a mendigar en Conil

La Audiencia Provincial de Cádiz juzgará la próxima semana a una mujer y dos hombres a quienes la Fiscalía acusa de formar una organización que, mediante amenazas, obligaba a un grupo de inmigrantes rumanos a mendigar por las calles de Conil y a entregar el dinero que lograban con esa actividad.

Los procesados, también rumanos, alojaban a sus compatriotas en su domicilio, en Conil. Cuando fueron detenidos, en la vivienda había trece inmigrantes que, según el fiscal, habían llegado a España con la falsa promesa de un empleo. En realidad, lo que les esperaba en la costa gaditana era una trampa: tenían que mendigar para reintegrarles a los procesados el dinero que les habían adelantado para el desplazamiento, relata el escrito de acusación.

El fiscal acusa a los tres procesados de un delito contra los derechos de los ciudadanos extranjeros y solicita para cada uno de ellos siete años de prisión.

La procesada D.P. era la encargada de viajar a Rumanía y captar allí a compatriotas a quienes ofrecía la posibilidad de trasladarse a España a trabajar, explica el fiscal. También se ofrecía a pagar ella los gastos del viaje y a buscarles el empleo.

El escrito de acusación indica que ya en Conil, los captados por D. se encontraban con la sorpresa de que no había tal empleo y con que la procesada, ayudada por los procesados T.P. (su primo) y P.M. (su pareja), les obligaba a mendigar para restituirles el dinero que ella les había adelantado para el viaje.

El fiscal explica que los acusados tenían atenazada la voluntad de los inmigrantes rumanos engañados mediante amenazas que incluían tener que dedicarse a la prostitución si no conseguían el dinero que les reclamaban.

El artículo 318 bis del Código Penal prevé de cuatro a ocho años de prisión para quien, directa o indirectamente, promueva, favorezca o facilite el tráfico ilegal o la inmigración clandestina de personas desde, en tránsito o con destino a España, o con destino a otro país de la Unión Europea. La pena es superior si hay ánimo de lucro, violencia, intimidación, engaño o abuso de superioridad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios