Juan Cadenas afirma sentirse "engañado por el Ayuntamiento"

  • El policía local que perdió un ojo en una agresión de los Cachimba en Puerto Serrano critica que no le concedan la segunda actividad

Carteles con el lema "Yo también soy Juan" en el cuartel de la Policía Local. Ahora parece que el Ayuntamiento ya ha dejado de ser Juan. Carteles con el lema "Yo también soy Juan" en el cuartel de la Policía Local. Ahora parece que el Ayuntamiento ya ha dejado de ser Juan.

Carteles con el lema "Yo también soy Juan" en el cuartel de la Policía Local. Ahora parece que el Ayuntamiento ya ha dejado de ser Juan. / ramón aguilar

Comentarios 1

En Puerto Serrano ya no todos son Juan Cadenas. Aquella solidaridad, aquel arrebato furioso de un pueblo que se revolvió contra la barbarie, languidece ahora, dos años y medio después de la noche en que Juan perdió un ojo y casi la vida a manos de Los Cachimba. "Ya no todos somos Juan", se lamenta la víctima de esta historia, doblemente agredida, primero por una panda salvaje, y luego por su propio Ayuntamiento, que en el mes de julio de 2016 decidió darle de baja del servicio sin comunicárselo y que, hasta el momento, se niega a darle esa segunda actividad que se merece quien se jugó la vida por defender a sus vecinos.

"Me siento engañado por el Ayuntamiento, por el alcalde especialmente, que ya ni siquiera me coge el teléfono, ni me responde, que me pone trabas hasta para saber los trámites a seguir de cara a solicitar la medalla de Andalucía que me prometieron", dice Juan.

Durante estos dos años de calvario desde aquella maldita noche en que un malvado huracán de fuerza devastadora entró en el cuartel de la Policía Local de Puerto Serrano arrasándolo todo, dejando a su paso un reguero de sangre y vidas rotas, Juan Cadenas había mantenido el contacto con el Consistorio. "Hablaba a menudo con el secretario, me decían que no me preocupara, que no hacía falta que solicitara la segunda actividad hasta que no pasara el juicio, hasta que no me fuera recuperando anímicamente". Y eso hizo. "Cuando pasó el juicio, el 27 de febrero presenté la solicitud para pasar a la segunda actividad. Ellos me decían que contaban conmigo, que no habría problema, pero ahora me encuentro con la sorpresa de que en julio de 2016 ya me habían dado de baja como funcionario".

Juan ha interpuesto un recurso contencioso administrativo reclamando volver al servicio en esa segunda actividad, "ya que con 37 años me siento muy joven para trabajar. A mí lo que me ha quedado es media pensión, pero tengo tres hijos, y de esta forma me siento doblemente agredido, porque ahora, a aquella maldita noche, tengo que sumar el desprecio y el trato que me está dando mi propio Ayuntamiento, que es lo que más me duele. Parece que al alcalde le preocupa más ahorrarse una nómina y no me quiere dar lo que me corresponde por derecho, porque a los policías, a los funcionarios con trabajos de riesgo, se les abre esa segunda puerta".

A Juan, que vive en Ubrique, lo que más le duele "es el trato que estoy recibiendo. Es increíble que el alcalde de un pueblo de 7.000 habitantes no sea capaz de atenderte, o que cuando un vecino le pida cita para intentar impedir un desahucio se la dé dos o tres meses después".

Cadenas comenta que el regidor serrano, Miguel Ángel Carrero Nieto, "aún no ha tenido tiempo ni para hacerme entrega de la Medalla del Pueblo que me prometieron por mi actuación. Que eso ya es lo de menos, porque repito que lo que más me molesta es el trato tan denigrante que estoy sufriendo. Creo que puedo hacer labores administrativas perfectamente y ser útil, pero parece que a ellos ya no les sirvo y me desechan como a un juguete roto". Ya no todos son Juan en Puerto Serrano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios