Investigan el posible secuestro de un conocido empresario de Sanlúcar

  • Rafael Ávila Tirado, casado y de 44 años, fue visto por última vez en compañía de varios hombres la madrugada de ayer · La Policía Nacional ya sospecha de una extraña llamada a los familiares

Comentarios 2

La Policía Nacional investiga el posible secuestro del empresario sanluqueño Rafael Ávila Tirado, de 44 años, casado y con hijos, al cual se le vio por última vez la madrugada de ayer martes en esta ciudad. Círculos cercanos a esta persona y las fuentes consultadas por este medio confirmaron la desaparición en circunstancias poco claras de Rafael Ávila, estrechamente vinculado a la constructora Avisur, entre otros numerosos negocios familiares. Horas antes se le había visto pasar por la plaza del Cabildo después de haber trabajado en la preparación de documentos para la Agencia Tributaria, hasta bien tarde, en su asesoría fiscal y financiera, Fisconta, añadieron esos círculos próximos. El grupo se introdujo posteriormente en un coche.

La subdelegación del Gobierno de la provincia ni confirma ni desmiente ninguna hipótesis sobre la investigación. Fuentes policiales indican que sus familiares presentaron una denuncia formal tras echar de menos al conocido empresario y recibir una extraña llamada telefónica, que les alertó de que algo raro le había podido pasar a Rafael. Ellos habían intentado recabar otras informaciones antes por conocer si hubiera sido víctima de algún accidente. Familiares acudieron a la comisaría horas después de no tener más noticias sobre el paradero de esta persona y horas después, funcionarios de los grupos especializados de policía judicial realizaron la inspección ocular de varios inmuebles, entre ellos el de la asesoría, mientras que a la par se estaban haciendo numerosos controles en las carreteras cercanas, indicaron testigos de ellos.

La vivienda donde reside en la avenida de Bajo de Guía colinda con otra de un familiar directo. Ayer no había ningún movimiento en ambas casas, que cuentan con notables medidas de seguridad, y nadie contestaba al teléfono.

Horas después, familiares del desaparecido confirmaron a este medio que el "asunto es muy delicado y nos han dicho que no os hagamos declaraciones. La Policía así nos lo ha aconsejado mientras que hace sus investigaciones", apostilló una mujer, en las puertas de la residencia del patriarca familiar Rafael Ávila Camacho. Esta persona fue elegida empresario del año de Sanlúcar hace varios años y regenta negocios de distintas actividades económicas. El movimiento era constante en ese domicilio aunque varias personas, que entraron o salieron, rehusaron comentar nada a la prensa en la misma línea que lo había hecho ese familiar, como ella misma se definió.

Otros círculos apuntaron a que la casa del desaparecido podría "estar vigilada" sin precisar por quién o quiénes. En Sanlúcar corrían varias versiones sobre el caso, que ha generado gran alarma, aunque nadie hablaba claramente del suceso, que podría quedar en una simple desaparición (y hay que esperar un plazo formal para declararla como tal) y se expresaban con cautela, y haciendo conjeturas incluso en solventes círculos empresariales de la ciudad. "Algo raro hay y se comenta mucho en la ciudad, pero no hay datos", dice un hombre, mientras que otro sanluqueño desvinculaba la desaparición del empresario de "lo que pasó anoche, en que otra vez estaban por el río los helicópteros de Aduanas" desarrollando una operación antidroga que, realmente, concluyó en Punta Montijo (Chipiona).

Tampoco la delegación municipal de Seguridad contaba con datos directos y esperaba noticias. La investigación obra en poder de la comisaría local, que cuenta ya con el apoyo de unidades especializadas de la Jefatura superior de Sevilla, agregaron otras fuentes policiales, pues es el habitual protocolo de intervención cuando las circunstancias de una desaparición no están claras.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios