Indignación entre los pasajeros de un vuelo cancelado de Jerez a Madrid

  • Tras seis horas de espera por una avería se les ofreció viajar en autobús, a lo que se negaron

Comentarios 1

El avión de Iberia que debía conectar el aeropuerto de Jerez con el de Barajas, en Madrid, a las nueve y media de la mañana de ayer no despegó por causas técnicas. Al parecer, una seria avería en el aparato hizo desaconsejable que el avión cubriera la ruta. Los pasajeros, unas doscientas personas, esperaron en la terminal a que llegara otra conexión o se les facilitara un medio de transporte hacia su destino. Finalmente, las horas fueron pasando y a los pasajeros se les entregaron poco menos de siete euros para que tomaran un tentempié en la cafetería del aeropuerto de 'La Parra', una cantidad a todas luces insuficiente vistos los precios que caracterizan a las cafeterías de las instalaciones aeroportuarias españolas.

La opción que se les dio finalmente fue viajar hasta Madrid en autobús, medida que causó hondo rechazo entre los pasajeros que finalmente decidieron viajar a Madrid en tren. Fue por ello por lo que al borde de las tres de la tarde varias decenas de pasajeros esperaban en la estación de ferrocarriles la llegada de un tren Alvia que les trasladara a destino. Así lo hicieron después de que las 14,10 horas se les comunicara que el vuelo quedaba cancelado. Las posibilidades de incluir a los afectados en otros vuelos de la compañía Iberia eran absolutamente mínimas vistas las altísimas ocupaciones de los aviones en este mes de agosto, temporada alta en un destino vacacional donde los madrileños junto a catalanes y bilbaínos son los principales clientes nacionales.

Poco menos de siete euros les dio Iberia para que tomaran algo en la cafetería

"Todo este viaje de vuelta no lo estamos pagando de nuestro bolsillo", relató ayer a este medio Manuel Moreno, un turista madrileño que se mostraba absolutamente indignado "por la forma en la que nos han dejado tirados".

Quienes no tuvieron más remedio que esperar conexiones que les llevaran a sus destinos fueron los pasajeros que tenían vuelos internacionales. A las cinco de la tarde se les trasladó a aeropuertos donde sí pudieron realizar la escala hacia sus países de origen o de destino.

Obviamente, los pasajeros han iniciado ya las acciones encaminadas a la reclamación de las cantidades perdidas por un servicio no prestado así como por los gastos que les ha supuesto retornar por sus medios. "No pueden escudarse en que nos han puesto un autobús. Cuando pagas un billete de avión deseas rapidez y eficiencia. En este caso no hemos tenido nada de eso". A todo ello se une el hecho de que muchas de las personas que retornaban a Madrid a las 9,30 de la mañana tenían diferentes intereses en la capital española, "desde iniciar unas vacaciones o, los más, empezar a incorporarse a sus despachos, trabajos y demás obligaciones. Eso no ha sido posible y también habrá que reclamar por ello".

"Lo peor de todo -decía ayer Manuel Moreno- ha sido la falta de explicaciones. Si te dicen lo que pasa en verdad mucho antes te buscas la vida. Habría estado en Madrid tarde, pero al menos a las dos habría podido empezar a arreglar asuntos. No se nos ha explicado nada. Tan sólo han puesto a una señora detrás de un mostrador que lo que ha hecho ha sido aguantar los 'pelotazos' de gente enfadada".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios