Indemnizan con 60.000 euros a la familia de un paciente que murió de infarto en Chiclana

  • El Defensor del Paciente asegura que no le dieron el tratamiento indispensable mínimo

El Defensor del Paciente informó ayer de que, mediante acuerdo extrajudicial, la Agrupación Mutual Aseguradora (AMA) indemnizará con 60.000 euros a la viuda y dos hijas menores de un paciente de 52 años que falleció el 15 de enero de 2007 a consecuencia de un infarto de miocardio por "no dispensarle" el Servicio de Urgencias del Centro Médico de Chiclana "los tratamientos indispensables mínimos".

En un comunicado, el Defensor del Paciente indicó que el paciente acudió acompañado de un compañero de trabajo a Urgencias del Centro Médico de Chiclana "aquejado de un fuerte dolor en el pecho a la altura del hemitórax derecho", sensación de hormigueo en el brazo izquierdo, sudoración profusa y sensación de boca seca y pastosa, es decir, "toda la sintomatología propia de un infarto de miocardio".

El paciente, identificado como A.S.S., fue atendido por un médico de nacionalidad peruana y "sin especialidad alguna en urgencias, ni MIR", que "se limitó a hacer un electrocardiograma" que, a pesar de que arrojaba "de forma inmediata el diagnóstico de infarto de miocardio, ventrículo derecho, no supo interpretar" y "tampoco consultó a un especialista o a un supervisor".

Además, según el Defensor del Paciente, "se limitó a dejar al paciente tendido en la camilla y en reposo" y no solicitó pruebas diagnósticas complementarias, "ni siquiera una cafinitrina debajo de la lengua". De este modo, al poco tiempo se repitió el infarto, y esta vez "con parada cardiorrespiratoria", entrando el paciente en "crisis cardiaca masiva". Por su parte, el facultativo "se limitó a llamar al 061".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios