Implantan reguladores de flujo para ahorrar 611.712 kwh

  • Chipiona y Los Barrios se encuentran entre los municipios andaluces donde se instalarán 24 estabilizadores

La Agencia Andaluza de la Energía ha instalado 24 estabilizadores de tensión y reguladores de flujo luminoso para el alumbrado público exterior. Para ello, se han seleccionado una serie de localidades andaluzas entre las que se encuentran las gaditanas de Chipiona y Los Barrios.

La instalación de estos cuadros, con un coste de 360.000 euros financiados íntegramente por la Agencia, permitirá a los ayuntamientos un ahorro anual estimado de 611.712 kwh, el equivalente al consumo anual en electricidad de cerca de medio millar de personas, lo que supone una disminución de emisiones a la atmósfera de 742 toneladas de dióxido de carbono.

La función del sistema regulador es estabilizar la tensión eléctrica para evitar los picos de la red. Con él, se regula y se rebajan los niveles de iluminación en los lugares y en las horas donde la intensidad lumínica pueda reducirse. Estas instalaciones van equipadas con un sistema de tele-gestión que permite controlar el funcionamiento del alumbrado público desde un ordenador a través de una conexión GSM, aportando mayor control e información del funcionamiento de los cuadros eléctricos instalados.

Por otro lado, la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa, a través de la Agencia Andaluza de la Energía, ha sustituido en 13 municipios andaluces entre los que se encuentran los gaditanos de San Roque y Tarifa, las lámparas incandescentes de los semáforos por tecnología LED

Las ópticas con tecnología LED consumen 10 vatios frente a los 70 vatios de las lámparas incandescentes, y tienen una vida útil estimada 50 veces superior. En concreto, se ha actuado sobre 52 cruces semafóricos donde Innovación ha invertido 270.000 euros. La previsión de ahorro estimada por la Agencia Andaluza de la Energía para la instalación en estos municipios de un total de 1.841 módulos leds en sustitución de las lámparas incandescentes, es de 344.748 kwh. Esto supone una importante disminución en el consumo energético de las instalaciones municipales puesto que con la tecnología LED se ahorra el 88 por ciento de la energía que consumían los semáforos convencionales.

La aplicación de esta tecnología a la señalización del tráfico ofrece ventajas adicionales como una mayor seguridad, puesto que la luz de alto brillo emitida permite la perfecta percepción de las señales, incluso, en las más adversas condiciones. Además, al desaparecer el reflector que poseen los semáforos convencionales, se evita el deslumbramiento por el sol cuando sus rayos entran en el reflector.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios