Ikea ya lidera un parque comercial que atraerá a 60 nuevos inversores

  • La primera piedra del mayor destino de compras de Andalucía dará paso a dos años de obras y un desembolso de unos 200 millones · El proyecto creará 5.000 empleos, 3.000 directos

Comentarios 36

La alcaldesa, Pilar Sánchez, tiró del cancionero de Los Beatles para rememorar el "largo y tortuoso camino" seguido hasta llegar al día de ayer, fecha que pasará a la historia de la ciudad por ser la jornada en la que Ikea, una multinacional sueca especializada en muebles y productos para el hogar -quién se lo iba a decir a la capital del jerez y el caballo-, se erigió en el revulsivo económico que demandaba desde hace años un municipio con unas cotas de desempleo alarmantes.

Justicia poética, paradojas de la vida, llámenle como quieran, no deja de ser cuanto menos curioso que la mayor inversión que ha conocido Jerez en su historia moderna, un montante total que superará ampliamente los 200 millones de euros, llegue justo en el peor momento que atraviesa la economía mundial en los últimos años. En cambio, ahí estuvieron los responsables en España de la compañía sueca y la regidora socialista, como anfitriona, para hacer frente a la coyuntura y celebrar el acto simbólico de colocación de la primera piedra del futuro destino de compras que ha planeado Ikea para Jerez y su área de influencia.

El desembarco de Inter Ikea Centre España y su 'megaproyecto' para la ciudad, el mayor complejo comercial de Andalucía y el más grande de cuántos promueve en Europa la subdivisión del gigante sueco, supondrá el aterrizaje, de forma paralela, de unos 60 nuevos operadores nacionales e internacionales que llegarán a Jerez con el objetivo marcado de sumar en total un desembolso de alrededor de 300 millones de euros y generar 5.000 puestos de trabajo, 2.000 de ellos indirectos. Sólo la tienda de Ikea en Jerez, de unos 36.000 metros cuadrados y la mayor de Andalucía, requerirá de alrededor de 60 millones de inversión y creará 400 empleos directos y otros mil indirectos, entre trabajadores de la construcción y servicios de gestión para el establecimiento.

Pero todo lo anterior supera la esfera meramente local. "Ikea no piensa sólo en Jerez cuando planea su proyecto", puntualizó la alcaldesa de forma acertada. Según los datos estimativos y el estudio de impacto comercial que maneja Inter Ikea, el nuevo complejo prevé alcanzar las diez millones de visitas anuales. Para entender tamaño volumen de potenciales consumidores puede establecerse una comparativa con el Gran Premio de Motociclismo que alberga el Circuito de Jerez cada año. Si al Mundial acuden unos 130.000 aficionados, podría decirse que la llegada de Ikea y su parque representa para la ciudad la celebración de unos 80 campeonatos de motociclismo al año con sus respectivas repercusiones económicas.

Pero al margen de las grandes cifras que encierra el proyecto, los discursos del acto de ayer ofrecieron una perspectiva igualmente "ilusionante" sobre un complejo comercial, "el proyecto más importante de Andalucía", que "ya es una realidad" y para el que "ya ha comenzado la cuenta atrás de cara a que abra sus puertas", según apuntó Michael B. Hansen, director general de Inter Ikea Centre España.

Con un argumento corporativo similar, el director inmobiliario de Ikea Ibérica, Sylvain Laval, reconoció que "no es casualidad" que Andalucía sea la comunidad autónoma que cuente con más tiendas de la multinacional nórdica, pues "desde la llegada a España de la compañía, esta región ha sido un mercado estratégico para Ikea". Y eso, argumentó acto seguido, "también se debe a la gran acogida que nuestros productos han tenido desde el principio y al apoyo de todas las Administraciones locales y regionales". Laval ofreció igualmente una dato esperanzador para la futura mejora de la economía local. No en vano, aseveró que, en el caso de la tienda de Ikea, "la mayoría de los puestos de trabajo serán ocupados por vecinos de Jerez, de acuerdo con la política de recursos humanos de la compañía, enfocada a la promoción del empleo local para todos sus centros". En todo caso, apostilló, "vamos a seguir trabajando de forma intensa para que Ikea Jerez sea una realidad lo más pronto posible, una realidad de la que todos podamos estar lo más orgullosos posible".

En el caso de Sonia Corvera, responsable directa del 'megaproyecto' de Jerez, destacó que el de la ciudad no será el complejo comercial más importante de la comunidad únicamente por su vasto volumen de superficie alquilable, 150.000 metros comerciales; o por el número de potenciales clientes que incluye su área de influencia, un millón de personas en un radio de 45 minutos en coche. Ni siquiera será el más importante por estimar, como se ha dicho, diez millones de visitas anuales. Será el más importante, subrayó, porque "va a venir a potenciar, además del comercio que ya existe en Jerez, la implantación de unos 60 nuevos operadores de carácter nacional e internacional, lo que convertirá al área de Cádiz en un centro clave desde el punto de vista económico y servirá de catalizador para todo el área de la Bahía, en la que Jerez será el centro principal".

Corvera señaló que el parque comercial, para el que se barajan varios nombres e incluso la posibilidad de que la denominación se elija mediante un concurso, estará especialmente pensado para las familias, "un sitio en el que todos puedan encontrar un lugar donde sentirse a gusto; y en el que cuidemos especialmente la integración en el entorno, con el medioambiente, para que todos puedan considerarlo el más importante y el mejor destino de compras del que pueden disponer en la zona".

La alcaldesa, encargada de cerrar la ronda de discursos de un acto al que asistieron representantes sindicales, empresariales y vecinales de la ciudad, recurrió al tópico del "día histórico" -esta vez con mucho más fundamento que en otras ocasiones- y exclamó que Jerez, a pesar de la crisis, "es una ciudad para invertir". "Y la diferencia con otras ciudades -abundó- es que tenemos la capitalidad de las infraestructuras, somos el centro provincial en cuanto a comunicaciones y somos un espacio envidiable e increíble para el desarrollo económico". A lo que añadió: "Jerez es una ciudad en la que se puede confiar, con credibilidad, con un gobierno que colabora con los inversores, y que está interesado en crear riqueza y empleo. Y es posible".

En este punto, también tuvo palabras de aliento para el mediano y pequeño comercio, "que siempre han invertido en Jerez porque siempre han estado aquí", y recordó que aún está pendiente la aprobación, a expensas del nuevo PGOU, del proyecto de los empresarios locales junto al parque comercial que lidera Ikea.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios