Hoy se retomanlas pruebas del tranvía con siete meses de retraso

  • La Junta justifica la demora por los problemas surgidos para construir la parada del Río Arillo

El tranvía circula por la calle Real de San Fernando en noviembre de 2014. El tranvía circula por la calle Real de San Fernando en noviembre de 2014.

El tranvía circula por la calle Real de San Fernando en noviembre de 2014. / d.c.

Comentarios 3

Felipe López, consejero de Fomento, anunció ayer en Cádiz que hoy se retomarán, con siete meses de retraso, las pruebas dinámicas con unidades del tren tranvía de la Bahía. Las pruebas de hoy se centrarán en Chiclana y la semana que viene se espera que el tranvía pueda circular por San Fernando.

Después de meses de espera para que comiencen estos tests anunciados en septiembre por la Junta de Andalucía, el consejero explicó que uno de los problemas que había provocado esta tardanza había sido la dificultad para desbloquear la construcción de la parada intermodal del Río Arillo. "La empresa adjudicataria declaró de forma voluntaria concurso de acreedores y hasta que no se ha negociado la cesión de esos derechos a otra sociedad no se ha podido acometer esta actuación, imprescindible para la puesta en servicio comercial del ferrocarril metropolitano", ya que en dicha parada, que abraza a la línea ferroviaria Sevilla-Cádiz cerca del nudo de La Ardila, se efectuará el transbordo de pasajeros entre ambos modos de transportes, clave para la primera fase del servicio de explotación comercial.

López recordó que la circulación de las unidades en prueba que se desarrollará durante los próximos meses es un requisito indispensable que tiene como objetivo garantizar la más óptima interacción entre el tren y los equipamientos instalados a lo largo de los 14 kilómetros del trazado tranviario entre Pelagatos (Chiclana) y La Ardila (San Fernando). En estos meses previos también se han realizado ya pruebas con resultados positivos en tramos parciales del trazado, así como en el interior del recinto de talleres y cocheras, a la espera de abordar ahora la circulación de los trenes en toda la extensión del recorrido.

Tal como recalcó el consejero, posteriormente también se tendrán que llevar a cabo las pruebas de interfaz en el punto de conexión entre el sistema de señalización propio del tranvía con el sistema de señalización de Adif, así como en el recorrido por el tramo ferroviario que conectará con Cádiz.

La primera fase de la puesta en servicio comercial del tranvía estaba condicionada a la operatividad de dicha parada, que es básica para dotar de funcionalidad al servicio comercial y para garantizar un cómodo transbordo de los usuarios del tranvía con los servicios de Cercanías, al objeto de continuar hasta la estación de ferrocarril término en la capital gaditana.

La segunda fase de la explotación comercial, que incorporará ya los servicios completos y sin transbordo desde Chiclana a Cádiz y viceversa, se implantará una vez se haya culminado la conexión física entre las vías del tranvía y del ferrocarril en La Ardila, que también fue autorizada por Adif en diciembre, y obtenido la homologación final del material móvil y la autorización de puesta en servicio por vía férrea, que depende de la Agencia Estatal de Seguridad Ferroviaria.

El consejero también aclaró que en estos primeros meses del año también se ha avanzado en la coordinación con Renfe. Así, se ha adjudicado un contrato de asistencia técnica a Renfe Viajeros para que adapte sus procedimientos a la operación del tren tranvía e integre las instalaciones tranviarias en sus sistemas de gestión. Dicha asistencia técnica será el paso previo a la formalización del contrato con Renfe para que opere comercialmente el tranvía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios