El Guadalquivir, sin turbidez a finales de mes

  • El desembalse previsto de 50 hectómetros de agua acabará con "este fenómeno natural"

Comentarios 3

La turbidez que presentan las aguas de la desembocadura del río Guadalquivir desde hace cinco meses desaparecerá a finales de este mismo mes, de acuerdo con la previsión técnica difundida ayer en Sanlúcar por el presidente de la Comisión Científica del Plan Doñana 2005, Hermelindo Castro. Lo hizo en una rueda de prensa posterior a una reunión que mantuvieron la delegada provincial de Medio Ambiente, Gemma Araujo; la alcaldesa de Sanlúcar, Irene García; los portavoces los grupos políticos del Ayuntamiento de esta ciudad; representantes de la Federación Local de Asociación de Vecinos 'Guadalquivir' y Ecologistas en Acción; y responsables de la Dirección General de Prevención y Calidad Ambiental de la Junta y del Instituto Andaluz del Agua.

Castro explicó que el desembalse previsto "en los próximos días" de 50 hectómetros de agua para 18.000 hectáreas de arrozales de la ribera del Guadalquivir "terminará por decantar la escasísima turbidez que existe en la actualidad, aunque el aspecto del río siga siendo no agradable". Los reunidos en el Palacio Municipal de Sanlúcar abordaron los datos de los últimos análisis efectuados hasta ahora por la Administración autonómica con la versión oficial de que el estado actual de las aguas responde a un "fenómeno natural" sin contaminación alguna. En este sentido, la delegada provincial de Medio Ambiente aseguró que se trata de "algo puramente estético" que "los técnicos están encantados de estudiar, porque es la primera vez que ocurre a medio o largo plazo en la historia".

El presidente de la Comisión Científica del Plan Doñana 2005 afirmó que constituye un fenómeno excepcional que "no es fácil de entender" y se debe "seguramente" a la confluencia de una serie de factores como "un período de sequía muy prolongado que esperemos que esté terminando", "unas terribles lluvias torrenciales que se produjeron en noviembre, con registros de entre 70 y 100 litros por metro cuadrado en 24 horas", así como "un tipo de oleajes y mareas astronómicas determinado"; todo lo cual ha originado que "los sedimentos que han bajado del río hayan permanecido resuspendidos, en lugar de salir a mar abierto". Castro destacó que, visto lo visto, el estuario del Guadalquivir será "el mejor estudiado de toda Europa desde el punto de vista científico-técnico".

Tanto la delegada provincial como la alcaldesa quisieron comunicar un mensaje de "absoluta tranquilidad" a la población, habida cuenta que, en palabras de Araujo, "se han realizado las analíticas suficientes para descartar cualquier tipo de contaminación química o biológica". "Los ciudadanos pueden seguir bañándose con tranquilidad en el río, porque no es más que un fenómeno natural interesante para este grupo de científicos que seguirá estudiándolo, sobre todo, para poder predecirlo en un futuro, si es que vuelve a ocurrir", dijo. Al igual que la regidora sanluqueña, Araujo subrayó la "espectacular bajada progresiva" de los sólidos en suspensión desde el pasado 22 de abril, cuando se detectó 3.000 miligramos por litro, hasta el día 29 del mismo mes, cuando se registró 58 miligramos, siendo "lo habitual" en la desembocadura del río entre 18 y 20 miligramos por litro.

Los asistentes al encuentro quedaron emplazados para una nueva reunión que se celebrará antes del inicio de la temporada estival de baño en las playas de Sanlúcar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios