Golf El Puerto obtuvo licencia a pesar de pagar con retraso las tasas municipales

  • Las ordenanzas fiscales fijan que los impuestos de licencias y construcción deben abonarse cuando se presenta el proyecto; sin embargo la promotora los liquidó ocho meses después de obtener el permiso

El Ayuntamiento autorizó en 2002 la construcción del campo de golf de la Carretera de Sanlúcar sin que la promotora, la sociedad Golf de El Puerto, hubiera cumplido con toda la tramitación administrativa necesaria para obtener la licencia municipal. Le faltó un detalle importante, pagar previamente los correspondientes impuestos y tasas municipales. Finalmente, Golf de El Puerto las abonó, cumpliendo así sus obligaciones con las arcas municipales, pero lo hizo con un año y tres meses de retraso. Según establecen las ordenanzas fiscales del Ayuntamiento, debería haberlo realizado cuando presentó el proyecto y solicitó la pertinente autorización municipal (lo hizo en septiembre de 2001).

Esta irregularidad ha trascendido a raíz de un informe que realizó el pasado mes de octubre el interventor municipal, Juan Raya, por orden del Juzgado de Instrucción número 1 de la ciudad. Su magistrado, Ramón Gallo de los Llanos, está instruyendo diligencias previas por un presunto delito de prevaricación en la concesión de las licencias que permitieron la construcción del campo de golf de la Carretera de Sanlúcar. Por el momento, están imputados el ex alcalde Hernán Díaz, y los ex concejales Pedro Alamillos, María del Carmen Díaz y José Joaquín Jiménez Portela, todos ellos miembros de la Comisión de Gobierno que concedió la licencia municipal.

Hace dos años, el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) anuló las dos licencias que se dieron a Golf El Puerto en 2002 alegando que un campo de golf no se puede construir con una autorización de carácter provisional. Esta decisión judicial determinó, además, que había indicios de prevaricación en la concesión de la autorización por lo que ordenó la apertura de una pieza separada, que es la que se está analizando actualmente en los juzgados portuenses.

La Comisión de Gobierno aprobó el proyecto básico y de ejecución a Golf de El Puerto el 25 de abril de 2002. Para este día, la sociedad promotora debía haber liquidado con el Consistorio la tasa municipal de licencia de obras, por un importe de 17.642,38 euros (el proyecto total tenía un presupuesto de 1.764.238,19 euros).

Sin embargo, no se le notificó a la sociedad la liquidación hasta el 30 de septiembre de ese año. Pero esta ausencia no fue óbice para que le fuera otorgada la licencia. De hecho, en las actas del acuerdo de la Comisión de Gobierno no se hace mención de que la correspondiente tasa no se hubiera liquidado. Únicamente se apunta que se informe al Área Económica de la autorización de las obras y del importe de las mismas.

Lo mismo ocurrió con el impuesto sobre construcciones. Según la ordenanza, debe pagarse 10 días después de la notificación de la concesión de la licencia. Sin embargo, no fue hasta el 30 de septiembre cuando la empresa recibió un aviso del Ayuntamiento informándole de la cuantía del tributo, y que ascendía a 63.512, 57 euros. No obstante, este apartado de la ordenanza fiscal se modificó en 2006 estableciéndose que debe abonarse la cuantía en el momento de solicitar la licencia, al igual que la tasa municipal de licencia.

Posteriormente, en el mes de noviembre, uno de los principales accionistas del campo de golf, el empresario y ex consejero de Trabajo Ramón Marrero, presentó un recurso donde argumentaba que la cuantía de ambos pagos debía ser menor. Para justificarlo, indicó que se había producido un error en el cálculo del coste de la construcción del campo de golf, siendo el importe correcto de 1.556.717,91 euros, por lo que tanto la tasa de la concesión de licencia así como el impuesto de construcción debían ser menores (11.471,92 y 56.041,84 euros, respectivamente). La Comisión de Gobierno acordó la modificación en las liquidaciones el 19 de diciembre. Un día después, Golf de El Puerto las abonó (casi ocho meses después de que le fuera concedida la licencia). Esta irregularidad ya fue indicada por el interventor cuando el Juzgado le llamó a declarar en calidad de testigo debido a las diligencias previas abiertas por la concesión de las autorizaciones de construcción. Tras su comparecencia, realizada el 7 de mayo del año pasado, el Juzgado le solicitó un informe escrito de todo el expediente tributario que obra en el Ayuntamiento referido a Golf El Puerto. Éste fue recibido en el juzgado el pasado mes de octubre y en él se detallan estas anomalías.

Tal y como informara este periódico el domingo, las diligencias continúan abiertas y el Juzgado ha solicitado nuevas declaraciones. Para principios de marzo deberán acudir ante el juez el jefe de Servicio de Licencias del Ayuntamiento, Fernando Jiménez Fornell, y el secretario municipal, Fernando Jiménez Romero (será la segunda vez que declare), así como dos ex consejeros fundadores de Golf El Puerto, Luis Alarcón de la Oliva y José Andrés Fernández Durán.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios