Futuna Blue aplaza su desembarco por culpa del "largo papeleo"

  • El proyecto de la granja de atunes en El Puerto se retrasa hasta 2009 porque no ha obtenido a tiempo las licencias para arrancar durante la campaña almadrabera

Habrá que esperar un año para ver los primeros atunes rojos en El Puerto de Santa María. El proyecto de Futuna Blue de cría de atunes rojos en cautividad se ha aplazado a 2009 como consecuencia de una tramitación "más larga de lo esperado" por sus promotores. El primer documento se presentó en diciembre y hoy en día, seis meses después, todavía no ha concluido el procedimiento administrativo.

La iniciativa empresarial consiste en una planta de producción de alevines de este preciado túnido a partir de ejemplares capturados en las almadrabas de La Janda. La previsión de Futuna Blue era iniciar la actividad con la pesca de los 60 primeros atunes en la actual campaña almadrabera. El siguiente paso natural es el traslado en grandes jaulas hasta el muelle portuense, donde, uno a uno, serían introducidos en las naves por medio de helicópteros. Sin embargo, para este primer año de funcionamiento, Futuna Blue ya había planteado una fórmula provisional en tanto terminaba la edificación de la planta de El Puerto: los túnidos permanecerían en las jaulas durante el tiempo necesario hasta la finalización de la primera fase de la planta y serían transportados más adelante hasta la dársena de la Bahía. Finalmente, esta solución transitoria se ha descartado, y con ello el comienzo de la actividad hasta la próxima campaña atunera, porque el procedimiento administrativo todavía está abierto y aún no han podido solicitar la licencia de obras en el Ayuntamiento de El Puerto ni saben cuándo podrán hacerlo, según apuntó Miguel Llerena.

Llegada esta situación, la empresa, que tiene su origen en la sociedad danesa Uniaqua, ha decidido aplazar el arranque porque no podía "asumir un riesgo tan grande e impreciso". En este momento, la empresa está pendiente de la conclusión del periodo de exposición pública abierto por la Delegación Provincial de Agricultura y Pesca para la concesión de la licencia de cultivos marinos en este espacio de dominio público propiedad de la Autoridad Portuaria de la Bahía de Cádiz. Esta tramitación autonómica es la que "está tardando más de lo que pensábamos", según Llerena, que quiso remarcar que por parte de la Autoridad Portuaria sí han tenido "facilidades" y las gestiones han resultado conforme a lo esperado.

La cara positiva de este contratiempo es que la instalación, que costará 10 millones de euros y ocupará 30.000 metros cuadrados, podrá construirse con tranquilidad y ya no será necesario mantener a los atunes en el mar, sino que podrán ser trasladados directamente desde la almadraba.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios