La Fiscalía pide 13 años por el crimen del cuartel de Camposoto en 2005

  • Un jurado popular juzga a un joven que mató a otro de 18 años tras asestarle una puñalada con un machete

Un jurado popular juzga desde ayer a un joven, S.M.F.P., de Vigo, que en noviembre de 2005 mató a otro de 18 años en el acuartelamiento de Camposoto, en San Fernando, tras asestarle una puñalada con un machete de unos 18 centímetros de hoja que le causó la muerte, por lo que la acusación particular pide una condena de 20 años de prisión (al considerarlo como asesinato), la Fiscalía pide 13 años (por homicidio y tenencia ilícita de armas) y la defensa pide el internamiento cerrado con tratamiento psiquiátrico al alegar que padece trastorno de la personalidad.

El acusado, que declaró entre lágrimas, no negó que apuñaló a la víctima (H.A.C.), aunque manifestó que su intención era intimidarlo para que lo dejaran "en paz", "hacerle un rasguño". De hecho, afirmó que en ese momento no había pasado nada y que no se había dado cuenta de que le había clavado el cuchillo, hasta que vio unas gotas de sangre en el suelo y pensó que algo había hecho. Fue entonces, según declaró, cuando se "derrumbó" porque "el mundo" se le venía "encima" y se puso a llorar. Los hechos ocurrieron en la tarde del 20 de noviembre de 2005 en el acuartelamiento de Camposoto, cuando el acusado estaba en la litera de su camareta, tapado con toallas a modo de cortinas, afilando su machete. Según el escrito de calificación de la Fiscalía, los compañeros escucharon cómo decía frases como "os voy a matar a todos" y "arriba España".

Fue entonces cuando los compañeros fueron a buscar a un capitán para que acudiera al lugar y al no hallarlo, se presentó el cuartelero (la víctima) que, tras quitar una de las toallas que hacía de cortina y mantener unas palabras con él, recibió la puñalada que le causó la muerte.

El acusado explicó que se encontraba en la litera porque había intentado dormir la siesta y que escuchaba a los compañeros que se dirigían a él con frases como "el gallego rambo" o "el loco". Asimismo, señaló que cogió el machete para ver si se relajaba mientras lo afilaba y que cuando se acercaba el cuartelero entendió que preguntaba "qué hace el loco". Asimismo, afirmó que vio que no llevaba arma y se concentró en "repudiarlo", por lo que la agresión la realizó "con la intención de hacerle un rasguño o intimidarlo para que se fuera". En este sentido, declaró que su acción "no iba encaminada a hacerle un daño grave". Además, manifestó que no sabía que estaba prohibido que tuviera ese machete y llegó a declarar que "ojalá" se lo hubieran quitado cuando llegó.

Por su parte, el abogado de la defensa no cuestionó los hechos ni la agresión, pero alegó que su defendido sufre un trastorno de la personalidad de carácter permanente, por lo que pidió como pena su ingreso en un centro psiquiátrico. Además, su defensa culpó a la Administración de Defensa como responsable subsidiario de los hechos, ya que manifestó que "se podía haber evitado" si hubiera actuado mejor. Señaló que los tests psicológicos previos al ingreso en el Ejército (donde el acusado llevaba sólo seis días) no se hicieron como debía, porque si no, su defendido no los debería haber pasado. Añadió que el acusado "nunca" debió tener el machete porque no es un arma reglamentaria.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios