Fallece un hombre con movilidad reducida en el incendio de su casa

  • El vecino de Jerez fue rescatado aún con vida por los bomberos pero los sanitarios no pudieron reanimarle

Los sanitarios, durante las tareas de reanimación que finalmente no reportaron el resultado deseado. Los sanitarios, durante las tareas de reanimación que finalmente no reportaron el resultado deseado.

Los sanitarios, durante las tareas de reanimación que finalmente no reportaron el resultado deseado. / miguel ángel gonzález

Un hombre de 68 años, Salvador M.G., falleció ayer en la calle Truco de Jerez (muy cerca del campo de fútbol de La Canaleja, junto al conocido negocio de materiales de construcción Cantalejo) después de que se declarara un incendio en la vivienda de autoconstrucción en la que residía. El siniestro se declaró poco antes de las once de la mañana, aseguró a este medio un familiar suyo. No en vano, casi todas las viviendas de dicha manzana están ocupadas por personas de la misma familia, ya que los terrenos fueron en su tiempo propiedad de la abuela. Aunque los Bomberos no hicieron mención a la causa, todo hace indicar que el fuego se originó en un brasero y que acto seguido las llamas se trasladaron a dos sofás, si bien tampoco se descarta un fallo de la instalación eléctrica.

Junto a uno de los sofás fue donde los bomberos encontraron al hombre, aún con vida, sacándolo al exterior de inmediato y seriamente afectado por inhalación de humos. Durante más de media hora los sanitarios del 112 le practicaron maniobras de reanimación cardiopulmonar hasta que dieron por muerto. El cuerpo quedó junto a la vivienda a la espera de su levantamiento por orden judicial.

El fallecido, cazador experto, era muy conocido en el barrio y vivía solo

Los vecinos fueron los primeros en dar la voz de alarma. Comenzaron a ver humo salir de la vivienda. La intensidad de la humareda provocó que fueran incapaces de acceder al interior aunque llegaron a echar agua con mangueras con la esperanza de ayudar a sofocar las llamas. La fatalidad quiso que el siniestro se produjera en el momento en el que el hombre solía acudir a la consulta médica, por lo que no se supo hasta demasiado tarde si estaba o no dentro de la vivienda. Finalmente el afectado quedó abatido por el humo a apenas unos metros de la puerta que se erige en la salida de su vivienda.

La víctima residía solo aunque era visitado de forma regular por sus hijos (dos mujeres y un hombre). Era muy conocido en el barrio por su vinculación con el campo. Cazador experto trabajó en faenas agrícolas hasta que un accidente de coche le provocó serias heridas que mermaron seriamente su movilidad, informaron a este medio familiares del finado. Poco después de la declaración del incendio acudieron sus familiares a la zona, viviéndose escenas de gran dolor.

Los primeros en llegar al lugar fueron los efectivos policiales del Cuerpo Nacional de Policía así como de la Policía Local, que rápidamente intentaron acceder al interior, lo cual fue muy difícil. Fueron los bomberos, ayudados por equipos de respiración autónoma y con cámaras térmicas, quienes encontraron al hombre desplomado junto a los sofás en llamas y procedieron a sacarle al exterior. El suceso causó gran consternación entre los vecinos. No en vano Salvador M. G. llevaba más de treinta años residiendo en su vivienda de dos plantas y desde el año pasado residía en solitario.

Sobre el incendio en sí, valga destacar que el Consorcio Provincial Contraincendios destacó ayer que cuando llegaron los especialistas la vivienda (de dos plantas y de pequeñas dimensiones) tenía el salón, que está ubicado en la planta baja, completamente en llamas. Los bomberos accedieron a una primera inspección con cámara térmica y localizaron a su ocupante en el suelo, junto a los sofás ardiendo, aún con vida. Tras comprobar que no había nadie más en el interior de la vivienda se dedicaron a sofocar el incendio para lo que fueron necesarios 800 litros de agua. El salón, "que fue la zona de origen" del fuego, quedó completamente calcinado. Una vez extinguido, los efectivos del Consorcio Provincial procedieron a la ventilación forzada de la vivienda para expulsar al exterior los gases tóxicos con ayuda de turboventilador.

Un total de 13 bomberos del parque de Martín Ferrador acudieron al lugar del siniestro a bordo de seis vehículos (una autobomba urbana y una rural (U-45 y R-31), un vehículo escala (E-19) y tres vehículos de mando y apoyo logístico). Los trabajos se prolongaron durante una hora. Ayer los vecinos no se explicaban cómo pudo tener tanta mala suerte. "El pobre se desplomó y tenía la puerta de su vivienda prácticamente al lado".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios