Escasa recuperación de la cuota de atún para los almadraberos

  • La ICCAT suma 4.000 toneladas al total admisible de capturas, una cifra que creen "escasa"

Primera 'levantá' de atunes rojos de la temporada pasada en la almadraba de Barbate Primera 'levantá' de atunes rojos de la temporada pasada en la almadraba de Barbate

Primera 'levantá' de atunes rojos de la temporada pasada en la almadraba de Barbate / Julio gonzález

Comentarios 2

La noticia ha sentado como un mazazo en el sector pesquero dedicado a la captura de atunes rojos con el arte de las almadrabas, ya que esperaban en esta reunión de la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (ICCAT) por sus siglas en inglés, que se abriese la mano y se pasara de un Plan de Recuperación a un Plan de Gestión de esta especie dada su recuperación, algo que ha sido avalado por los informes de los propios científicos.

Pero nada de lo esperado se ha hecho realidad, y las empresas almadraberas tendrán que conformarse con una escasa subida que aún está por determinar por parte del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente que preside, Isabel García Tejerina.

El gerente de la empresa Petaca Chico, Pedro Muñoz, que gestiona la almadraba que opera frente a la costa de Barbate, ha asegurado que "las novedades son tristes, las que no esperábamos". Se va a aumentar hasta las 28.000 toneladas, "algo que está por debajo de lo que pedíamos y no se ha querido aceptar la propuesta de cambiar un plan de recuperación por un plan de gestión, además de hacer que Europa pierda un porcentaje de su cuota al sumarse otros países que están reclamando el derecho de cuota, como son Turquía y Argelia, entre otros".

Pedro Muñoz, aunque valora que se haya subido en 4.000 toneladas el Total Admisible de Capturas (TAC) de esta especie, no comparte la bajada de derechos de cuota sufrida durante los últimos años. Muñoz asegura que van a seguir luchando, al no estar de acuerdo, "en absoluto", en la forma que se ha resuelto. "De momento tenemos que aceptarlo y pelear para demostrar que no es así como hay que hacer las cosas".

Las almadrabas que operan frente a las costas gaditanas dan empleo directo a unas 400 personas por un espacio de seis meses, aunque detrás hay mucha actividad entre los transportistas, los túneles de congelación, las conserveras, los restaurantes y las pescaderías, entre otros.

En este sentido, el gerente de la empresa que gestiona el entramado de redes situado frente a la playa barbateña, asegura que esta medida "afecta a todos, porque todos vivimos del atún y de las almadrabas". "Tanto los que trabajan directamente, como los que trabajan de forma indirecta". "Lo mismo el que va por el atún, que el que le echa combustible al barco, que el que le trae el hielo o el que da los desayunos con los bocatas. Ahí se mueve todo el mundo", según Muñoz.

El gerente de Petaca Chico expone que esperaba otro tipo de aumento. "Esperábamos que fuese más alto, y como bien dijo el secretario general de Cepesca, Javier Garat, que se respetara el reparto que había, con las mismas toneladas que se empezó (32.000 toneladas). Muñoz lamenta que esto afecte de manera seria a "las personas que nos habíamos apretado el cinturón, como se suele decir aquí en Cádiz, y que cedimos nuestros derechos adquiridos por historicidad y por los puestos de trabajo, que son unos derechos nuestros que cedimos para recuperar el stock del atún rojo". Ahora que se ha recuperado, dice Pedro Muñoz, "queremos que nos lo devuelvan y, a partir de ahí, que hagan lo que ellos quieran con las nuevas cuotas, ya que hay mucho atún".

Así, los países que pescan en el Atlántico oriental y en el Mediterráneo acordaron incrementar la cuota anual del atún rojo dado el aumento de las existencias como ha quedado corroborado por los informe de los científicos en la reunión de la Comisión Internacional para la Conservación del Atún del Atlántico, integrada por 50 países.

La cuota de atún rojo se ha recuperado levemente en los últimos cinco años, aunque esta decisión decepciona a los ambientalistas, quienes sostienen que la recuperación de esta especie "sigue siendo demasiado frágil para permitir un aumento importante de las cuotas de pesca". En este sentido han expresado que aceptaban un pequeño aumento, pero no la cifra acordada en esta 25 reunión anual de la ICCAT.

En la pasada campaña se tuvieron que soltar muchos ejemplares, muchos de ellos de un elevado peso y tamaño. Algunos de esos ejemplares salieron a subasta a más de 40 euros el kilo como ocurrió con el ejemplar adquirido en mayo por la pescadería Ricardo de Chiclana que se hizo con un ejemplar de 246 kilos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios