Escasa actividad sancionadora en las playas a lo largo de este verano

  • Las infracciones que han sido castigadas desde mediados del mes de junio no llegan ni al medio centenar, a pesar de los continuos incumplimientos del bando municipal que regula el uso del litoral

El bando municipal que cada año edita el Ayuntamiento para regular el uso de las playas llega a contemplar multas de 900 euros para las faltas más graves y para aquellos que sean reincidentes. A pesar de esta teórica dureza, la aplicación de la normativa está resultando un tanto relajada en lo que llevamos de verano, ya que según los datos aportados por el Ayuntamiento, desde mediados del pasado mes de junio las denuncias formuladas contra usuarios de las playas por haber cometido algún tipo de infracción no llegan ni al medio centenar.

Pese a las innumerables quejas ciudadanas que a lo largo del verano han lamentado la presencia de animales en las playas, en concreto de perros, las denuncias presentadas en los últimos dos meses han sido solo ocho, mientras que otro tanto ocurre con las denuncias formuladas por juegos de pelota en las playas, que en toda la temporada han sumado 25, siendo una constante la presencia de pandillas con balones que cada día disputan verdaderos partidos de fútbol en la orilla, sin tener en cuenta la presencia de niños o personas paseando tranquilamente por la playa.

En materia de venta ambulante han sido diez las sanciones formuladas desde el pasado 15 de junio, mientras que por el incumplimiento de la prohibición del paso de vehículos por las playas han sido tres las denuncias presentadas.

Durante este verano numerosos bañistas se han quejado de la poca presencia policial en las playas, algo que parece corroborar el listado de denuncias interpuestas. Ya a finales del pasado mes de junio los sindicatos policiales se quejaban de que en esa fecha aún no se había seleccionado a los agentes que debían realizar este servicio, a pesar de que lógicamente ya para entonces las playas estaban llenas de usuarios. Tampoco se ha visto presencia de los famosos quads en el litoral, unos vehículos que en veranos anteriores dieron mucho juego hasta que se fueron estropeando y a día de hoy es difícil ver uno en la calle.

El bando municipal de playas, por lo demás, recoge también la prohibición del uso de tablas deslizadoras, una práctica que asimismo está a la orden del día y por la que no se ha levantado ninguna sanción, como tampoco por el elevado sonido de algunos aparatos de música o transistores que algunos bañistas utilizan como si no se hubieran inventado los auriculares. La presencia de tiendas de campaña o estructuras de lona tampoco ha sido perseguida este verano, al menos según se deduce por la inexistencia de denuncias, si bien en algunas playas locales es frecuente la instalación de auténticos chiringuitos que dan cobijo a familias enteras.

Sí se cumplen más a rajatabla las indicaciones del bando en torno al uso de la zona náutica, destinada tanto a las embarcaciones como a los deportes náuticos, ya que de este asunto se ocupa básicamente el servicio de vigilancia y salvamento en playas.

Formaciones como el PSOE han denunciado en las últimas semanas este relajo por parte de la Policía Local, asegurando que "nunca se han visto tantos perros ni tantos juegos de pelota en las playas como este verano", según el concejal Francisco Ferrer.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios