"Dijeron que me cortarían una oreja y matarían a David como a una rata"

  • Un testigo afirma que la noche de los hechos un grupo de encapuchados entró en su casa exigiendo un dinero que les debía 'El Pelón'

Uno de los acusados de formar parte del grupo criminal liderado por 'El Ojos'. Uno de los acusados de formar parte del grupo criminal liderado por 'El Ojos'.

Uno de los acusados de formar parte del grupo criminal liderado por 'El Ojos'. / lourdes de vicente

Comentarios 1

Numerosos testigos declararon ayer en la Audiencia Provincial de Cádiz durante la quinta sesión del juicio a la banda de 'El Ojos'. Policías, guardias civiles, vecinos de Chiclana y amigos de David Muñoz alias 'El Pelón' -torturado y asesinado por este grupo criminal según el fiscal- pasaron por sede judicial para intentar arrojar algo de luz a esta causa.

De toda la prueba testifical practicada, tuvo especial relevancia el testimonio de un amigo de David Muñoz, I., el cual manifestó que la madrugada del 5 de agosto David apareció en su domicilio (en Sanlúcar) a las cuatro de la madrugada pidiendo ayuda porque, supuestamente, había sufrido un accidente de tráfico. "Justo cuando fui a auxiliarlo -tenía toda la cara ensangrentada- entraron ocho o nueve hombres encapuchados en mi casa. Llevaban pasamontañas, caretas, guantes y pistolas. Eran grandes, muy rápidos y tenían acento de Madrid".

Según I., "a David y a mí nos metieron para dentro y nos pegaron patadas y puñetazos por todas partes. A mi mujer también la empujaron". Este testigo explicó al tribunal que los asaltantes querían recuperar cierta cantidad de dinero que, al parecer, les debía 'El Pelón'. "Me exigieron ese dinero a mí, pero yo no lo tenía, así que me asestaron tres puñaladas: en la pierna derecha, en el muslo y en el glúteo", aseveró I..

"Les dije a los encapuchados que yo guardaba un dinero en otra finca muy próxima ubicada a unos tres kilómetros, que mi mujer los podía llevar hasta allí", señaló el testigo. Entonces, según su versión, su esposa se fue en coche con varios de los asaltantes hasta dicha parcela mientras que David y él permanecieron en su domicilio con otros tantos agresores. "Nos amenazaron, dijeron que me cortarían una oreja o un dedo y que matarían a David como a una rata".

Cuando los supuestos secuestradores lograron hacerse con un sobre con dinero que estaba enterrado junto a un columpio, "quedaron bastante decepcionados, esperaban una cantidad mayor". I. subrayó que oyó decir a los encapuchados: "Para esta mierda de dinero hemos hecho muchos kilómetros".

Con ese botín poco goloso, los raptores, dijo el testigo, volvieron a apalear a David mientras él les suplicaba que lo dejaran en paz. "Le pusieron un trapo en la boca y una tanza amarrada hasta el cuello. Después se lo llevaron en contra de su voluntad. Él sabía que de allí no volvía".

Este relato de los hechos fue corroborado por la esposa de I. y por el matrimonio propietario del inmueble donde se hallaba el sobre oculto con el dinero.

De otra parte, varios vecinos de 'El Pelón' declararon que la madrugada del suceso escucharon "mucho ruido de coches" en los carriles de la zona, además de "gritos y lamentos". Un hombre testificó que la noche del 4 de agosto oyó "te lo dije, te lo dije" y que a la mañana siguiente descubrió un charco de sangre y dos cuadernos que reconoció: "Eran de las hijas de David". Otro testigo afirmó que vio dos coches que estaban aparcados uno frente a otro, dejando a un tercero atrapado en medio. "Después salieron a toda velocidad".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios