Desmantelada una red que enviaba angulas a China y a Japón

  • Localizadas en Algeciras 365 maletas preparadas para transportar más de 5.000 kilos

Imagen de las angulas, durante la rueda de prensa sobre la operación. Imagen de las angulas, durante la rueda de prensa sobre la operación.

Imagen de las angulas, durante la rueda de prensa sobre la operación. / D.C.

El Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil ha dado por desmantelada una red que se dedicaba, al menos desde 2016, a exportar de manera ilegal angulas desde España a los principales mercados asiáticos. En la operación, denominada Elver y vinculada a otra de la Interpol, fueron detenidas diez personas de nacionalidades marroquí, española y china.

El Seprona considera que la actuación ha confirmado que la red tenía España como base principal de operaciones aunque contaba con ramificaciones desde Portugal y Marruecos.

El Seprona halla contenedores de agua con más de 330 kilos de angulas vivas

Según explicó el portavoz del Seprona y jefe de la Unidad Central Operativa Ambiental (Ucoma), capitán José Manuel Vivas, los integrantes de esta organización operaban "como una mafia asentada".

Los investigadores registraron varios inmuebles en Gijón, Piedras Blancas y Soto del Barco, en Asturias, y en Algeciras, donde tenían preparadas 364 maletas para enviar a China más de 5.000 kilos de angulas.

El grupo era seguido de cerca desde que fue realizada la Operación Black Glass en 2016. El capitán José Manuel Vivas relató que en 2016 la actividad de la red se limitaba a comprar angulas y a preparar los envíos desde una vivienda próxima al aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas, Las angulas las hacían llegar a China mediante mulas. Sin embargo, en la actualidad, el alcance de su actividad había crecido de manera "significativa" y su presencia se había "consolidado", de manera que España era ya su "base principal" de operaciones. La red había ampliado su actividad a "casi todos los ámbitos posibles", desde la adquisición de angulas hasta la distribución, preparación y remisión de envíos con mulas, y las partidas eran "más relevantes" incluso que hace dos años.

La investigación vinculó a los ciudadanos chinos con Portugal, por lo que el Seprona pidió la coordinación de Europol mediante la Operación Lake. De esta manera se abrió la colaboración a la Autoridad de Seguridad Alimentaria y Económica (Asae) de Portugal.

Con todo, los agentes lograron detectar movimiento de personas y material desde Getafe (Madrid) hasta Oporto, donde la red instaló una base provisional. Entonces fueron interceptados varios envíos en los aeropuertos de Lisboa, Oporto y Faro.

Precisamente los miembros de la organización desplazaron parte de su actividad ilegal a Algeciras para eludir la persecución en Portugal. Después, se detectó un envío en el Puerto de Tarifa cuando un ciudadano de Marruecos pretendía cruzar el Estrecho.

Más adelante, el Seprona localizó una furgoneta, cuyos datos ya habían sido facilitados por la Asae, como uno de los objetivos en Portugal y fue interceptado un envío de 129 kilos de angulas que querían trasladar a Marruecos en la bodega de un camión para, desde allí, enviarlas a China. En el registro en Algeciras, el Seprona descubrió contenedores de agua con más de 330 kilos de angulas vivas que estaban dispuestas para su posterior envío a Asia, donde serían engordadas para su consumo posterior. También había 364 maletas para preparar los sucesivos envíos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios