Desalojan un bloque por un vecino que amenazó con volar su vivienda

  • Las Fuerzas de Seguridad lograron reducir al propietario, un ex policía, que amagó con provocar una deflagración de gas en su piso de la barriada de El Tejar de El Puerto

Un bloque de pisos de la barriada de El Tejar de El Puerto de Santa María tuvo que ser desalojado a mediodía de ayer por un propietario que amenazó con provocar una deflagración de gas en su inmueble. El desalojo duró aproximadamente una hora, el tiempo que tardaron las fuerzas de seguridad y el cuerpo de bomberos en acceder al piso y reducir a su inquilino, según lo señalado ayer por la Policía Local, el Consorcio Provincial de Bomberos y testigos de lo ocurrido. Fueron varias las llamadas de vecinos de la zona que alertaron a las distintas fuerzas de seguridad de lo que estaba ocurriendo en uno de los pisos del bloque número cuatro de la calle Las Adelfas. El vecino, un policía nacional retirado de 55 años de edad, llevaba varios minutos amenazando con provocar una deflagración de gas butano en la vivienda, especialmente si alguien trataba de acceder a ella. El propietario se encontraba solo en el inmueble en el momento en el que llegaron las fuerzas de seguridad al lugar.

Como medida preventiva, los agentes de la Policía Nacional y de la Local que acudieron a esta llamada de alerta procedieron a desalojar el edificio. Se hizo, además, un perímetro de seguridad en parte de la calle en torno al bloque.

Varios policías nacionales tomaron contacto con el propietario para tratar de tranquilizarlo y convencerlo de que rehusara de su amenaza. Como persistía en su negativa, se optó por entrar en el inmueble. Para ello, mientras los agentes mantenían el contacto con el dueño de la vivienda para tratar de persuadirlo que desistiera, otro grupo de policías, ayudados por efectivos del parque de bomberos de El Puerto, accedieron al interior de la vivienda por una de las ventanas del inmueble, situado en una tercera planta. De este modo lograron sorprenderle y reducirlo.

Hasta el lugar se habían desplazado también efectivos del Dispositivo de Cuidados Críticos y Urgencias (DCCU) de la ciudad que procedieron a atender al propietario ya que presentaba un elevado estado de nerviosismo para posteriormente trasladarlo al hospital universitario de Puerto Real.

El incidente provocó un gran revuelo en la barriada de El Tejar, una de las más populosas de la ciudad. De hecho, la actuación de las fuerzas de seguridad se produjo minutos antes de la salida de los alumnos del colegio Sericícola, ubicado a escasos metros del bloque donde ocurrieron los hechos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios